Delegación y Ayuntamiento niegan discrepancias en la gestión de la Policía Municipal y Nacional en el caso Madrid Arena

Enrique Núñez y la delegada del Gobierno en Madrid
La Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento de Madrid han negado este martes que existan discrepancias o peleas entre ambas instituciones sobre la gestión de la Policía Municipal y Nacional en la noche de la tragedia en el recinto Madrid Arena.
MADRID, 9 (EUROPA PRESS)



Tras la Junta Municipal de Seguridad de Madrid, la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes, en respuesta a los periodistas, ha manifestado que "no hay ninguna pelea o discrepancia" sobre quién tenía la competencia y cómo actuaron los policías nacionales y municipales ese día.

"Aquí lo que hay es un suceso muy trágico y se encuentra bajo discusión judicial. Hubo una comisión de investigación en el Ayuntamiento de Madrid y en estos momentos corresponde a los tribunales dirimir las responsabilidades penales", ha indicado Cifuentes, que ha subrayado que es "respetuosa" con la actuación de la Justicia y que su departamento y la Policía Nacional siempre ha colaborado y se ha puesto a disposición del juez del caso Madrid Arena.

"Como ciudadana y como madre de un chico que estaba la noche de autos en el Madrid Arena que la Justicia le pido a la Justicia que actúe lo antes posible y que los responsables paguen por ello", ha añadido.

La delegada ha insistido en que la Ley a cada Cuerpo policial le atribuye unas competencias específicas y la actuación de ambos "fue correcta en uso y atribución de las competencias legalmente transferidas y cualquier otra interpretación es falsa".

Así, ha precisado que la Policía Nacional tiene las competencias de orden público y no del aforo de un edificio de propiedad municipal.

Cifuentes fue ayer más tajante y señaló que la Policía Nacional "no era ni muchísimo menos responsable" de la seguridad del evento, ya que era la competencia de ese pabellón era de la Policía Municipal, por lo que "es absolutamente falso que la Policía Nacional estaba al frente de la seguridad del Madrid Arena".

La delegada ha vuelto a detallar hoy que las funciones de los agentes nacionales asignados en el Madrid Arena el día de la fiesta mortal de Hallowen, como se hace en este tipo macroeventos, en aplicación de la Ley Orgánica de Seguridad Ciudadana, fue recoger la documentación pertinente para dar traslado de la misma a la Comunidad y verificar que la apertura de puertas realizó correctamente.

Además, el binomino de la Sección de Dispositivos de Seguridad mandada al Madrid Arena ese día previa a la fiesta recordó que se comunicará a la sala del 091 cualquier incidente, como así se hizo cuando se produjeron las avalanchas, "y así acertadamente se personó en el recinto y no produjo un desalojo masivo y se decidió desalojar de uno en uno para que no hubiera avalanchas".

Paralelamente, un dispositivo de la Policía Nacional se desplegó en los aledaños del pabellón, como ocurre también en macroeventos con gran influencia de público, "para cumplir sus competencias de prevención del delito y su actuación en delitos como agresiones sexuales, como había ocurrido en alguna ocasión anterior". "Cualquier otra interpretación de quien quiera ensuciar la actuación de la Policía Nacional está errado", ha recalcado en la rueda de prensa posterior a la Junta.

COORDINACIÓN "EXCELENTE"

Cifuentes ha indicado que la coordinación entre Policía Municipal y Nacional es "excelente" aunque "todo es mejorable". Según ha explicado, a lo largo del último año para tratar de evitar distorsiones, ya no se celebran reuniones semanales de coordinación, sino "un contacto permanente y la coordinación diaria".

De hecho, la delegada ha querido hacer autocrítica y se ha remontado a los incidentes en el festival Madrid Río, en el que ha reconocido que la coordinación entre ambos Cuerpos policiales "no fuera buena", ya que la afluencia de personas a la fiesta fue superior a la prevista, no estaba prevista la presencia de la Policía Nacional y hubo pocos efectivos de la Municipal.

"Más allá de esto en el Madrid Arena no hubo problemas de coordinación, y en el ámbito de sus competencias cada Cuerpo actuó de manera correcta y en la forma de la que tenía que hacerlo y si no fuera así lo tendrá que determinar la autoridad judicial", ha dicho.

"No me gusta un juicio mediático paralelo. No soy yo quien para determinar responsabilidades de nadie. Yo respondo por el Cuerpo Nacional de la Policía, que tuvieron una actuación impecable y ofrecemos nuestra máxima colaboración al juez y fiscal", ha proseguido.

NÚÑEZ: "NO HAY GUERRA SOTERRADA" CON LA DELEGACIÓN

Por su parte, el concejal de Seguridad y portavoz del Gobierno municipal, Enrique Núñez, ha aseverado que "no hay una guerra soterrada" con la Delegación del Gobierno en este asunto y ha destacado la "máxima colaboración" con ella.

También ha apostado por la "absoluta colaboración" del Ayuntamiento, de la Policía Municipal de Madrid y el Samur-Protección Civil con el juez que lleva este caso, "más allá de lo que determinadas personas con intereses quieran trasmitir a la opinión pública", en referencia al principal responsable de la organización de la fiesta, Miguel Ángel Flores, que el pasado viernes envió una carta a Cifuentes en la que pedía que paralizara la reapertura de Madrid Arena.

En este sentido, Núñez ha indicado que aunque el Madrid Arena era es un edificio de propiedad municipal, fue arrendado a un particular, Miguel Ángel Flores, y éste debía contar con medidas de seguridad propias.