Del Olmo minimiza el impacto del 'céntimo sanitario' y no augura un descenso en el consumo de combustible

Recuerda que la diferencia actual de precios entre la gasolinera más cara y la más barata en la región se eleva a 12,6 céntimos el litro

La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, ha rechazado hoy la posibilidad de que la aplicación del llamado 'céntimo sanitario' vaya a producir un descenso en el consumo de hidrocarburos en la Comunidad y ha minimizado también el impacto de dicha medida, tras recordar que tanto profesionales del transporte como público en general pueden sacar ventaja de las grandes diferencias de precios actualmente existentes entre las gasolineras de la región, con diferencias de hasta 12,6 céntimos por litro.

Aunque la medida que aprobará el Ejecutivo de Herrera prevé gravar los hidrocarburos con 4,8 céntimos el litro, Del Olmo, en declaraciones recogidas por Europa Press, recuerda que dicha subida es muy inferior a los 12,6 céntimos de diferencia existentes entre las tarifas de la gasolinera más barata que se encuentra en Ávila y la más cara radicada en Garcibuey (Salamanca), con precios por litro de gasóleo A de 1,249 y 1,375 euros, respectivamente.

Pero la diferencia, tal y como ha enfatizado la titular de Hacienda, se eleva hasta los 22,60 céntimos cuando la comparativa se realiza dentro del sector de la distribución de combustibles, incluidos los restringidos para determinados profesionales.

"Estamos hablando de cuatro veces más caro el litro con respecto al público en general y diez veces más en cuanto al colectivo de profesionales", ha incidido Del Olmo, tras recordar el compromiso adquirido con los transportistas de aplicarles la mitad de la subida vía devolución, sin olvidar que éstos, además, pueden deducirse el IVA correspondiente.

Buscar la mejor oferta
"Lo que se puede hacer es buscar buenas tarifas porque se pueden ahorrar bastante dinero en función de si acuden a una u otra gasolinera", ha apuntado la consejera, quien, por otro lado, ha negado que la aprobación de dicho impuesto se vaya a traducir en una caída del consumo de hidrocarburos en la región, contrariamente a lo augurado por el sector del transporte, y se ha basado en los datos estadísticos de consumos, desde 2002 hasta 2010, registrados en aquellas comunidades autónomas donde el gravamen se introdujo con anterioridad.

En este sentido, Del Olmo ha puesto como ejemplos los casos de Madrid, Cataluña, Galicia, Principado de Asturias, Valencia o Castilla-La Mancha. En el caso de Andalucía y Murcia, el consumo en 2010 cayó el 2,27 y el 3,11, respectivamente, si bien en este caso Del Olmo el descenso, "sin ser exagerado", lo ha enmarcado en la caída generalizada experimentada ese año en todo el territorio regional, de un 1,56 por ciento de media.

Tampoco cree la titular de Hacienda que Castilla y León tenga unas características específicas que contribuyan a que la aprobación del 'céntimo sanitario' vaya a producir un "efecto desplazamiento" del consumo de combustibles hacia otras CC.AA. y ha defendido que su instauración "no es un capricho" sino una atribución que el modelo de financiación otorga a la CC.AA desde 2002.

"Nunca habíamos hecho uso de esta posibilidad hasta la fecha, con el ahorro que desde entonces han tenido profesionales y ciudadanos en general, pero ahora necesitamos su aplicación en un momento de crisis económica y para hacer una sanidad sostenible", ha sentenciado Del Olmo.