Defienden los pueblos indígenas como sujetos políticos en vez de niños que hay que criar

Los pueblos indígenas deben ser vistos como sujetos políticos y “no como niños que hay que criar”, según ha defendido Jesús González Pazos, responsable del Área de Pueblos Indígenas de la ONG Mugarik Gabe, en un curso de verano de la UNED sobre ‘Pueblos indígenas y desarrollo’ que ha concluido hoy en Ávila

Tras más de veinte años trabajando con comunidades indígenas de América Latina y África, González Pazos ha reclamado una intervención de los gobiernos, movimientos sociales, organizaciones y entidades privadas para “acompañar” el desarrollo de los pueblos indígenas, pero no para “imponer” el sistema dominante en otros países más desarrollados. 

 

A juicio de González Pazos, el “mayor error” que se ha cometido con estas culturas ha sido el no considerarlas como sujetos políticos, de modo que, hasta ahora, se ha jugado a mantener el sistema dominante, un planteamiento que ya se está empezando a revisar, con el objetivo de “ir a las causas” de su situación en vez de fijarse tanto en las consecuencias y realizar procesos “asistenciales” o “cubrir parches” en países con un nivel inferior de desarrollo. 

 

El responsable de Pueblos Indígenas de Mugarik Gabe ha criticado también el “gran error” que “comete Europa” de “ponerse por encima de los pueblos indígenas”, alegando los siglos de historia, cultura y desarrollo, un aspecto en el que hay que “hacer autocrítica” porque los programas de cooperación han “tratado de guiar” el camino de desarrollo socio-cultural y económico de esos pueblos sin tener en cuenta que ellos también tienen siglos de historia. 

 

Estereotipos rotos “Hay que aprender de ellos”, porque “están al mismo plano de derechos que la civilización occidental”, ha reclamado, un aspecto en el que también ha incidido Alfredo Francesch, director del curso y profesor de Antropología Social y Cultural de la UNED, resaltando la contribución de los antropólogos a un mayor y mejor conocimiento de los pueblos indígenas, por su trabajo de campo, a la hora de estudiar in situ aciertos y errores cometidos. 

 

“Deben tener derecho a ser sujetos políticos de presente y de futuro”, hasta el punto, ha señalado Alfredo Francesch, de existir ya pueblos indígenas que están rompiendo los estereotipos, como los semínolas, en Estados Unidos, propietarios de casinos y de la cadena de establecimientos Hard Rock que se han constituido en un “poderoso lobby” en el estado de California, hasta el punto de realizar aportaciones económicas tales que, en el caso de ser un estado independiente, se convertiría en “la octava o novena potencia” del mundo.  “Son formas modernas de capitalismo que les permiten volver a modelos precapitalistas”, ha añadido, al reinvertir en su cultura parte de los beneficios obtenidos.