Defensa localiza restos humanos que podrían pertenecer a dos tripulantes del helicóptero accidentado en Fuerteventura

El robot Remora II de la empresa Phoenix International ha localizado restos humanos que podrían pertenecer a los dos militares que aún no han podido ser localizados, tras caer al mar el helicóptero en el que viajaban el pasado 19 de marzo cuando realizaban unas prácticas de rescate en Fuerteventura.
MADRID, 22 (EUROPA PRESS)



Un helicóptero del 802 Escuadrón del Ejército del Aire ha trasladado desde el Buque de Acción Marítima de la Armada 'Meteoro' los restos localizados la pasada madrugada hasta el Arsenal de Las Palmas. De allí, se enviarán al Instituto Anatómico Forense para su posterior identificación.

Mientras tanto, un avión de patrulla marítima Delta 4 del Ejército y un helicóptero del Servicio Aéreo de Rescate continúan las labores de búsqueda y rastreo en superficie en la zona del accidente por si los cuerpos flotasen. Por su parte, la compañía Phoenix continúa la búsqueda bajo el mar.

RESCATADOS LOS CUERPOS DE DOS MILITARES

El equipo de rescate, coordinado por el Ministerio de Defensa, logró recuperar este lunes los cuerpos de dos de los militares fallecidos y gran parte de la aeronave siniestrada.

El buque de Acción Marítima 'Meteoro' (P-41) de la Armada española trasladó igualmente los restos hasta el Instituto Anatómico Forense de Las Palmas de Gran Canaria a fin de practicarles la autopsia y proceder a su identificación.

El helicóptero siniestrado pertenecía al 802 Escuadrón de Fuerzas Aéreas, con sede en Gando (Gran Canaria), y dependía del Mando Aéreo de Canarias (MACAN). Se trata de un helicóptero conocido como 'Super Puma', una versión mayor y mejorada del SA 330 Puma, que, entre otras misiones, ha estado desplegado en Heart (Afganistán).

En el aparato viajaban el pasado 19 de marzo cinco tripulantes, de los que sólo fue rescatado con vida el sargento Johnander Ojeda. Los otros cuatro militares desaparecidos son el capitán Daniel Pena Valiño, los tenientes Carmen Ortega Cortés y Sebastián Ruiz Galván, y el mecánico sargento Carlos Caramanzana Álvarez. Estos cuatro estuvieron desaparecidos hasta este pasado domingo, cuando fue localizado el aparato hundido.