Defensa aumenta la oferta de plazas de médico para las Fuerzas Armadas ante la necesidad de especialistas

El Inspector general de Sanidad Militar Santiago Coca

La situación "no es dramática" pero se necesitan 55 médicos que saldrán tanto de los ya titulados como de estudiantes.

El Ministerio de Defensa va a abrir en los próximos días una nueva convocatoria para cubrir 55 plazas de médico ante la necesidad de especialistas en las filas de las Fuerzas Armadas, lo que supone un 63 por ciento más de la oferta de 2014.


Así lo ha explicado en rueda de prensa el general de división del Cuerpo Militar de Sanidad, Santiago Coca, quien ha indicado que, aunque la situación "no es dramática", sí es necesario que las Fuerzas Armadas cuenten con más médicos especialistas que puedan estar operativos para trabajar en las unidades de los Ejércitos y la Armada y para las misiones en el exterior.

Según el general, las Fuerzas Armadas cuentan actualmente con más de 600 médicos especialistas, pero no todos son operativos, bien por su edad o por las características propias de su trabajo (tribunales médicos, tareas periciales...). Así pues, actualmente hay unos 450 médicos militares operativos, si bien el año que viene se prevé un descenso.

REPARTO DE PLAZAS

De las 55 plazas que va a convocar Defensa, con las que se cubren "bastante bien las necesidades", un total de 25 estarán destinadas a estudiantes de Medicina que quieran optar por hacer su carrera en las Fuerzas Armadas --con lo cual todavía no ejercerían aunque consiguieran la plaza--, otras 25 serán para médicos ya titulados, mientras que otras 5 serán de promoción interna.

El general Coca ha recordado que el año pasado no se cubrió las aproximadamente 20 plazas que se convocaron, algo que cree que es debido a que en el ámbito civil había "una gran oferta pública", pero considera que esta tendencia "se va a ir equilibrando".

Además, ha reconocido que a la vocación de ser médico hay que añadirle la de entrar a formar parte de las Fuerzas Armadas, lo cual requiere una "vocación de sacrificio y de servicio", lo cual puede estar detrás del hecho de que los ciudadanos no consideren atractivo ser médico militar.


CONDICIONES DE EXCELENCIA

Todos los médicos que entren en las Fuerzas Armadas deben hacer una especialidad si no la han hecho previamente como civiles. Se trata, ha dicho el general, de ofrecer una atención sanitaria de excelencia, pues "no se entiende un apoyo médico a la fuerza si no es en las mejores condiciones".

Los médicos militares pueden estar destinados en la red sanitaria de hospitales y centros sanitarios de la Defensa o en las unidades de apoyo sanitario que tiene cada uno de los Ejércitos y la Armada, los cuales, a su vez, también disponen de unidades médicas propias con sus características específicas.

La entrada en las Fuerzas Armadas requiere, para los estudiantes, superar con su nota de Selectividad la nota de corte de Medicina y entonces pasarán a estudiar en el Centro Universitario de la Defensa, mientras que los médicos titulados deben aportar la documentación que lo demuestre.

Todos ellos deberán superar también las pruebas físicas y psicotécnicas pertinentes y además recibirán formación militar, ya que una vez se les destine a unidades para empezar con la especialidad serán oficiales de las Fuerzas Armadas, concretamente con el rango de tenientes.

Según el general Coca, la formación dentro de las Fuerzas Armadas es "continuada", todo ello en función de las necesidades que vayan teniendo las unidades militares. Así, se ofrecen a los médicos militares cursos de masters, de reespecialización troncal así como formación en "áreas de capacitación específica" como enfermedades infecciosas, urgencias y emergencias, etc.