De trabajador de autopista a agente de la autoridad

El Gobierno solo creará una plaza en la Guardia Civil por cada diez bajas, pero para paliar la falta de personal en la Agrupación de Tráfico ha encontrado una solución muy sencilla y económica: convertir a los trabajadores de las autopistas en agentes de la autoridad. (Artículo de opinión)

Desde el tres de enero el Gobierno cuenta con el personal encargado de la vigilancia de las autopistas para aumentar su caja de recaudación. Para ello tan sólo ha tenido que modificar una ley preconstitucional, la Ley 8/1972, de 10 de mayo, sobre la “construcción, conservación y explotación de las antiguas autopistas en régimen de concesión”, una modificación que deja investido temporalmente al personal encargado de la vigilancia de las autopistas de peaje del carácter de autoridad -en ausencia de los agentes públicos competentes- . Además queda obligado a denunciar el impago de los peajes, teniendo “valor probatorio” su versión de los hechos solo tiene una justificación: RECAUDAR.

 

Para AUGC una vez más el Gobierno en vez de buscar la solución a un problema, como es el de la falta de personal en la Agrupación de Tráfico, lo que hace es parchearlo. No es la primera vez que nuestra Organización denuncia que la falta de motivación de los compañeros y compañeras de esta especialidad, ha derivado en la situación preocupante que se vive en la actualidad en la Agrupación con un déficit de efectivos para cubrir con eficacia las vías españolas.

 

Tan sólo recordar que en los últimos años ha venido disminuyendo el número de patrullas por la falta de agentes. En la actualidad tan sólo 9000 para una red de carreteras que llega a 165.000 kilómetros y un parque automovilístico de cercano a los 38 millones. Lo que nos sitúa como cuarto país con más coches por habitante con casi 500 vehículos por cada 1000 habitantes.

 

El hecho de que ahora el personal encargado de la vigilancia de las autopistas de peaje este investido temporalmente del carácter de autoridad -en ausencia de los agentes públicos competentes- y quede obligado a denunciar el impago de los peajes, teniendo “valor probatorio” su versión de los hechos solo tiene una justificación: RECAUDAR.

 

AUGC considera que se está dando unas atribuciones a un personal que además de no estar cualificado para ello, tampoco ha recibido la formación que si tienen los agentes de la Agrupación de Tráfico. Además así no se solucionaran los problemas de personal de esta especialidad, pero si ha quedado al descubierto que el ejecutivo no tiene interés en solucionar de verdad los problemas de esta especialidad de la Guardia Civil, la única que de verdad tiene competencia de Tráfico y Seguridad Vial.

 

En cambio si ha quedado reflejado lo que muchas veces ha denunciado AUGC, el afán recaudatorio. Y en este caso es aún más grave ya que se dota de autoridad a los trabajadores de unas empresas privadas, las autopistas, con el único fin de perseguir a los que con “picaresca” tratan de evitar el peaje. De esta forma, todos ganan, los empresarios logran que nadie quede impune y el Gobierno también engorda sus arcas con el incremento de las multas. Es decir que el ejecutivo, no ha tomado la decisión por mejorar la seguridad vial, sino para contribuir a que los beneficios de unos empresarios privados no caigan. ¿Lo próximo que será? ¿Otorgar también esa autoridad a los dependientes de las pequeñas tiendas o grandes almacenes para que sean ellos los que eviten los hurtos?