De la Riva defiende que partidos, patronal y sindicatos "apesebrados" se financien sólo con aportaciones de sus miembros

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva
El alcalde recuerda que Caja España-Duero planteaba que "a Valladolid, ni agua" y que ahora no habrá para nadie Mantiene su previsión de que en la segunda mitad de 2013 la economía "comenzará a levantar cabeza"
El alcalde recuerda que Caja España-Duero planteaba que "a Valladolid, ni agua" y que ahora no habrá para nadie

Mantiene su previsión de que en la segunda mitad de 2013 la economía "comenzará a levantar cabeza"

VALLADOLID, 30 (EUROPA PRESS)

El alcalde de Valladolid, Francisco Javier León de la Riva, se ha mostrado partidario de que los partidos políticos, las organizaciones empresariales y los sindicatos, de quienes ha dicho que han estado "apesebrados durante años", se financien con las aportaciones de sus miembros y no obtengan subvenciones públicos.

En una entrevista concedida a Europa Press, el primer edil vallisoletano ha manifestado que está convencido de que se cumplirá su previsión de que la economía española comenzará a crecer en la segunda mitad de 2013. "El primer semestre será plano y empezaremos a levantar cabeza en el segundo", ha afirmado.

El regidor ha señalado que comprende el "cabreo" de los ciudadanos que salen a la calle en múltiples manifestaciones, e incluso se ha confesado "cabreado con ciertas cosas", pero ha reprochado que los sindicatos, después de haber estado, a su juicio, "apesebrados durante un montón de años", salgan ahora a la calle "cuando se les empieza a recortar la subvención pública", por lo que ha abogado por eliminar ese tipo de aportaciones estatales.

De hecho, lo ha hecho extensible a otras entidades como los partidos políticos y las organizaciones empresariales. "Sindicatos, patronales y partidos políticos tienen que autofinanciarse con sus miembros, con las cuotas de aquéllos a los que defienden y no con el dinero público", ha puntualizado.

Con respecto a otro asunto con mucho peso en las movilizaciones de la calle, como son los desahucios, León de la Riva ha considerado que se deben concretar unas medidas estatales pero que, en todo caso, "no se deben aplicar al 100 por ciento de los casos". En opinión del munícipe vallisoletano, el Gobierno, que ya ha tomado algunas medidas, es el responsable competente de esta materia y ha reclamado que debe "dar más pasos".

Ha destacado, en este sentido, que la vicepresidenta primera del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, señaló que "se escucharían sugerencias" y por ello ha matizado que "no se puede es decir que nadie pague las deudas o establecer la dación en pago en el cien por cien de los casos", pues mantiene que "cada caso es un mundo, un drama", pero que existen situaciones más graves cuando se trata de una vivienda de una familia con sus miembros en el paro que al hablar de "segundas viviendas o locales".

En cuanto a la situación del sector financiero, se ha detenido en el de la región y especialmente en el caso de Caja España-Duero, sobre la cual ha recordado la "pelea tremenda" que se dio en su momento entre León y Salamanca para que al final se repartieran las sedes financiera y social de la entidad fusionada, pero con la coincidencia de que "a Valladolid, ni agua". Con el paso del tiempo, ha ironizado, no habrá "ni agua para una, para dos ni para tres" porque el Banco Ceiss ha tenido que someterse a las condiciones de la Comisiones Europea y se mantiene la previsión de que se fusione con Unicaja.

Al ser preguntado por si esta situación le satisface en cierta manera, ha negado tal extremo, pero ha recordado un proverbio que reza "sentarse a la puerta de casa para ver pasar el cadáver del enemigo". "Estamos todos iguales y al final las entidades apostarán por aquella ciudad que les de negocio", ha reiterado León de la Riva, quien ha apostado porque lo "probable", pese a que "alguien lo cuestiona" es que se produzca esa integración con la entidad andaluza.

Por este motivo, ha reconocido, se tuvo que conceder una prórroga a Caja España-Duero para la elaboración de las nuevas tarjetas de utilización del autobús municipal 'sin contacto', pues de todas maneras, ha justificado, se presentaron tres posibles adjudicatarios y "la mejor oferta con diferencia" era la de la caja castellanoleonesa.

En definitiva, ha recordado que la ciudad de Valladolid y el país en su conjunto se enfrenta al "sexto" año de crisis algo que, ha reprochado "se negó" en su momento, motivo por el cual considera que en la actualidad se pagan las consecuencias de manera "corregida y aumentada". "Si hace seis años se hubieran tomado medidas como en su día las tomo Alemania, u otros países de la Unión Europea, hoy no tendríamos que tomar todas de golpe y tarde", ha enfatizado.

Otra consecuencia de la situación es la pérdida de población en la ciudad, algo que ha achacado a que en Valladolid había "más inmigrantes que en otras ciudades" que ahora "se han vuelto para casa", al mismo tiempo que ha apuntado que España es el país "con el índice más bajo de natalidad de la Unión Europea" y al problema añadido del envejecimiento de la población que presenta Castilla y León.

"Estamos bastante paraditos", ha apostillado en relación a la evolución vegetativa, en la que ha restado peso al papel de los ayuntamientos que, en su opinión, "tienen que crear un ambiente que estimule a las empresas a invertir, porque muchas, sobre todo las extranjeras, preguntan por la seguridad en la social, el ambiente social o la conflictividad", ha explicado.

"LOS POBRES DE LA ADMINISTRACIÓN"

Por otro lado, ha querido confiar en el compromiso del Ejecutivo central de que en 2013 habrá una Ley de Gobierno y de Financiación Local, pues las administraciones locales llevan tiempo con la reclamación de que "se determine qué es lo que tienen que hacer los ayuntamientos, qué es lo que no deben y, por supuesto, que se les dote económicamente para hacerlo". De hecho, ha recordado que cuando Jordi Sevilla era ministro de Administraciones Públicas se estuvo cerca de firmar un acuerdo que era "un buen punto de partida" pero que se malogró por la dificultad para negociar "con Hacienda".

En relación a ello, ha enfatizado que los ayuntamientos son, a su juicio, "los pobres de la administración y la administración de los pobres" ya que considera que son los que menos se endeudan y más ahorran pese a que "por la actuación de algún desaprensivo" actualmente no tengan "la mejor imagen".