Daniel Miguel: "Los países no pueden estar en el G-20 ni en ningún G sin apostar por la investigación"

Daniel Miguel, rector de la Universidad de Valladolid. JUAN POSTIGO

El rector de la UVA ha incidido en que los recortes presupuestarios para investigación han provocado que algunos grupos se hayan quedado sin financiación.

El rector de la Universidad de Valladolid (UVA), Daniel Miguel San José, ha asegurado que un país que no apuesta por su investigación "no puede pretender tener un hueco en el G-20 ni en ningún G".

 

En una entrevista concedida a Europa Press, el rector de la UVA ha incidido en que los recortes presupuestarios para investigación, del 25 por ciento anual, han provocado que algunos grupos se hayan quedado sin financiación pese a la importancia que, ha incidido, esta actividad tiene para el desarrollo.

 

"Si un país no apuesta por su investigación no puede pretender tener un hueco ni en el G-20 ni en ningún G", ha destacado antes de atribuir a "heroísmos particulares" la supervivencia de muchos grupos de investigación que no han recibido partidas económicas durante uno o dos años.

 

Miguel San José, quien en su momento anunció la puesta en marcha de un "plan de rescate" para los grupos de investigación, se ha referido a la necesidad de ayudarles con las labores burocráticas y a la hora de afrontar la preparación de proyectos con socios europeos, especialmente con grupos tecnológicos y empresas de otros países.

 

Este apoyo a la colaboración entre grupos de investigación y empresas europeas, más complicada que la de grupos entre sí, pasaría por el refuerzo de este servicio en las universidades y en las fundaciones generales para, de manera "proactiva", poder dar un impulso a la investigación aplicada, vertiente que necesita de mayor actividad.

 

"Parece una muralla infranqueable", ha reconocido el rector de la Universidad de Valladolid antes de añadir que "todo el sistema" obliga a ir hacia la investigación aplicada en un momento en el que la investigación básica cuenta con menos recursos económicas y más exigencias.

 

La llegada de financiación a las universidades desde la esfera empresarial sería importante, según el rector, quien no obstante insiste en el "deber" de que una parte de los resultados procedentes de la investigación "sirvan para algo", teniendo en cuenta, precisa, que las universidades "saben hacer" cosas que las compañías demandan.

 

Miguel San José asegura que existe "mucho conocimiento" y que éste puede aplicarse al mundo empresarial de mano de las investigaciones de los doctorandos, que pueden jugar también un papel relevante, como hace unas semanas reconocía el consejero de Educación, Juan José Mateos, en el estrechamiento de relaciones entre universidades y empresas mediante la salida de tesis desde el campo puramente académico hasta el terreno empresarial.

 

El encuadre de las tesis en las empresas es un aspecto que "tienen muy claro" en países como Ecuador, que ha afrontado proyectos "muy importantes" como la creación de ciudades tecnológicas por medio de los recursos del petróleo.

 

LA INTERNACIONALIZACIÓN PASA POR LOS DOCTORADOS

 

Pero el papel de los doctorados va más allá de su labor investigadora, según el rector de la UVA: la formación de doctores en Iberoamérica se ha convertido en la nueva vía de internacionalización para las universidades españolas y europeas.

 

Dado que la "última tendencia" pasa por que los países "más activos" de aquella zona apuesten por la acreditación de sus universidades, lo que exige contar con un porcentaje de doctores que no tienen y que sí hay en España y Europa, las nuevas oportunidades de la internacionalización tienen que ver con formación de doctores en Hispanoamérica, las tesis en cotutela o las dobles titulaciones.

 

Daniel Miguel, quien recuerda que la UVA ya ha rubricado convenios con tres universidades colombianas para el desarrollo de doctorados conjuntos, afirma que se ha pasado de una fase en la que los profesores iban a dar clase a Iberoamérica y hasta Europa llegaban personas a formarse gracias a becas de cooperación, a la coyuntura actual, en la que el Doctorado es protagonista.

 

"Esta nueva vía del Doctorado es muy importante y eleva el grado de cooperación, lo cual es muy interesante", apunta antes de asegurar que las relaciones creadas en el marco de la realización del Doctorado son siempre más continuas en el tiempo que las procedentes de colaboraciones puntuales entre universidades debido a la prolongación y creación de vínculos, aunque precisan de ayudas para el desplazamiento.

 

Esta vía no ofrece las mismas posibilidades para estudiantes procedentes de India, China o Corea, un mercado con gran potencial pero que, debido al idioma, cuenta con mayores dificultades: obligaría a ofrecer en inglés algunos de los últimos cursos o incluso los másteres.

 

"A ver si somos capaces de materializarlo", expresa el rector de la Universidad de Valladolid sabedor de que muchos estudiantes indios, por ejemplo, cursan su último año de formación en el extranjero, punto en el que recuerda que la Universidad de Valladolid ya tiene un proyecto de máster conjunto en gestión de patrimonio con aquel país asiático.