Dan negativo por ébola los cuatro test de los ingresados el jueves

Ambulancias en la entrada al Carlos III

Los análisis realizados a las cuatro personas que ingresaron el jueves sospechosas de padecer ébola han resultado negativos.

Los cuatro eran susceptibles de padecer la enfermedad y han dado negativo en la primer análisis para detectar la infección, ha anunciado este viernes la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría

 

Santamaría ha indicado también que la auxiliar Teresa Romero, contagiada con el virus, "permanece estable y ha experimentado una ligera mejoría".

 

Este jueves ingresaron en el Carlos III, donde también está Romero, una persona que formaba parte de la lista de contactos de bajo riesgo de esta paciente, una persona que aterrizó en Madrid procedente de Nigeria y presentó fiebre y temblores en el avión, y un misionero que llegó a España el pasado sábado 11 de octubre tras haber estado en Liberia.

 

Pero según ha confirmado la vicepresidenta, en los tres casos los primeros análisis PCR realizados han dado negativo. De hecho, en el caso del ciudadano procedente de Nigeria podría tener malaria.

 

Asimismo, también ha dado negativo la analítica realizada al cooperante que también ingresó este jueves en el Hospital de La Candelaria (Tenerife), tras confirmarse que había estado en una zona de alto riesgo en Sierra Leona. En este caso, ha añadido, "su entorno familiar también está siendo investigado".

 

"Veo sonrisas, y yo también la tengo", ha reconocido Sáenz de Santamaría, que no obstante ha recordado que hay que esperar al siguiente análisis a las 72 horas.

 

Asimismo, tanto las otras 15 personas que están en investigación en el Carlos III por haber estado en contacto con Romero como los contactos de bajo riesgo que no están ingresados "están todos asintomáticos".

 

Por otro lado, y preguntada por la posibilidad de España ceda sus bases aéreas o navales en la ayuda humanitaria destinada a los países de África afectados por el virus, la vicepresidenta ha defendido que "España es un país solidario que sabe prestar su asistencia y solidaridad", pero ha precisado que lo hará siempre que se garanticen "las debidas garantías".