Curar el VIH a través del trasplante de médula ósea en pacientes con linfoma

Foto: Europa Press

El ensayo, que ha sido financiado por la Fundación Mutua Madrileña, se lanzará previsiblemente en otoño.

El Hospital Puerta del Hierro de Madrid, en colaboración con el Instituto Catalán de Oncología (ICO) de Barcelona, el Hospital Gregorio Marañón de Madrid y el Instituto de Salud Carlos III, van a poner en marcha el primer ensayo clínico en el mundo diseñado para probar si el trasplante de células de cordón umbilical con la variante genética CCR5 delta 32 homocigota puede curar el VIH en personas infectadas y con leucemia o linfoma.

 

Esta variante genética es la que hace que determinadas personas sean resistentes a la infección por VIH, como se ha demostrado en diversas trabajadoras sexuales de países africanos que, pese a estar en ambientes muy propicios a la infección del sida, no se contagiaban por la refractariedad de la CCR5 delta 32 homocigota.

 

Por este motivo, tal y como ha informado el líder del ensayo y doctor del Hospital Universitario Puerta de Hierro, José Rafael Cabrera, se está intentando, gracias a la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), crear unidades de sangre de cordón umbilical que contengan esta variante genética.

 

"En España hay siete bancos de sangre de cordón umbilical, los cuales albergan unas 60.000 unidades de sangre. Ahora bien, se sabe que la variante genética la contiene aproximadamente el 1 por ciento de la población, por lo que actualmente se están seleccionado las mejores unidades en cuanto a número de células y características para crear un banco específico de sangre de cordón umbilical CCR5 delta 32 homocigota", ha explicado el experto.

 

SÓLO SE LLEVARÁ A CABO EN TRES HOSPITALES

 

En este sentido, Cabrera Marín ha informado de que se utiliza la sangre del cordón umbilical porque no tiene las características inmunológicas de la sangre de un adulto, por lo que se pueden ofrecer a "más pacientes" y, además, puede ser almacenada para tomar muestras y analizar si contiene, o no, la variante genética. Esto posibilitará pacientes con VIH y con leucemia o linfomas que requieran someterse a un trasplante de médula ósea puedan ser curados de su enfermedad de base y, al mismo tiempo, de la infección del sida. Los trasplantes se llevarán a cabo en el ICO de Barcelona, el Hospital Gregorio Marañón de Madrid y en el Puerta del Hierro ya que son los que "más experiencia" tienen en los trasplantes duales.

 

El ensayo, que ha sido financiado por la Fundación Mutua Madrileña, se lanzará previsiblemente en otoño y contará con la ayuda de virólogos del Instituto de Salud Carlos III que se encargarán de analizar la infección del VIH en estos pacientes con leucemia o linfoma que necesitan un trasplante de médula ósea.

 

Finalmente, y ante la posibilidad de que esta variante genética pueda también curar a enfermos con VIH que no tengan estas patologías, el investigador ha avisado de que el trasplante de médula ósea tiene una mortalidad de aproximadamente un 30 por ciento, mientras que los tratamientos actuales contra el sida, aunque "no curan", sí cronifican la enfermedad y permiten vivir al enfermo en condiciones óptimas.

 

"El trasplante hematopoyético no es un procedimiento inocuo, sino que tiene una mortalidad de entre un 30 y un 35 por ciento. Si se ofrece pastillas a estos enfermos o un trasplante con esta posible mortalidad, lo más adecuado es elegir lo que menos daño produzca y más tiempo le mantenga vivo", ha zanjado.