¿Cupones de descuento en WhatsApp? No caigas otra vez en estos timos

Los códigos descuentos a través de Whatsapp son la nueva estafa en al Red. Desconfía, porque son un timo y solo buscan viralizar u obtener tus datos para enviar span o suscribirte a servicios SMS Premium

Una nueva estafa se está extendiendo por WhatsApp: los códigos de descuento. Distintos comercios, como Ikea, McDonald's o Mercadona están siendo utilizados para engañar a los usuarios de la aplicación de mensajería más popular de España.    

 

La táctica no resulta del todo nueva. Hace algunas semanas, se hizo muy popular un timo en WhatsApp que consistía en simular una encuesta de Ikea que, en realidad, trataba de robar datos de los usuarios. También se ha empleado la imagen de Zara, Lidl, Starbucks, H&M o Mercadona.

 

En este caso, los estafadores envían un mensaje con la esperanza de que se reproduzca. Y dada la popularidad de las marcas, la estafa se viraliza, apareciendo una y otra vez. Al ignorar que se trata de un engaño, es habitual que los usuarios de WhatsApp se reenvíen. Porque, ¿quién no querría un descuento?

 

Para acceder a la supuesta oferta, el usuario debe primero rellenar un formulario, porque, como se le explica, el comercio correspondiente busca expandirse y, a cambio de su ayuda -rellenar el cuestionario-, le llegará el cupón.

 

 

 


Sin embargo, lo que en realidad está haciendo el usuario es dar gratuitamente sus datos sensibles a los estafadores. Nombre, apellidos, correo electrónico, dirección y número de teléfono pueden parecer inofensivos en un primer momento, pero son utilizados posteriormente para llevar a cabo campañas de 'spam', no sin antes intentar suscribir a las víctimas, en algunos casos, a algún servicio de SMS Premium, como ha informado Panda Security.

 

 

 

 

EVITA CAER EN LA ESTAFA

 

Ante una estafa de este tipo, lo primero es recurrir al instinto. Si llega a tu WhatsApp la oferta de un cupón descuento que viene en inglés o que ofrece dólares a cambio de rellenar la encuesta, el sentido común te dirá que algo falla, por mucho que lleve el sello de marcas como Mercadona o Ikea.

 

Además, algunos de estos supuestos cupones ni siquiera llegan hasta las víctimas potenciales adaptados a su entorno, su idioma o su moneda.    

 

Y, por supuesto, hay que ser precavido a la hora de dar nuestros datos y desconfiar de partida de ciertas promociones que nos lleguen a través de la Red, especialmente si es de marcas que no suelen hacerlo y, menos aún, por medio de una vía tan poco frecuente como WhatsApp.