Cuartos contra Serbia, mala combinación para España de nuevo

España cae en cuartos

La selección española de waterpolo masculino se quedó fuera de la pelea por las medallas en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro al caer (10-7) ante Serbia este martes en cuartos de final, cuarta edición consecutiva en la que España se queda a las puertas de semifinales.

La gran primera fase de los de Gabi Hernández elevó la apuesta de la que fuera campeona olímpica en 1996, plata cuatro años ante en Barcelona. España se permitió soñar con recuperar la gloria perdida, pero el 'coco' serbio impuso su ley, para aspirar a un trono olímpico que añadir al mundial y europeo que ya ostenta.

 

España fue a remolque todo el encuentro, sufriendo los latigazos de Filip Filipovic (2 goles) y Dusan Mandic (4). La defensa serbia anuló las mejores bazas de los de Gabi Hernández, como Guillermo Molina y Gonzalo Echenique, y gozó de un gran Branislav Mitrovic bajo palos. Con 7-3 al descanso, la semifinal se puso cuesta arriba.

 

Aún así, España se rehizo, encontró las paradas de Daniel López Pinedo, hasta cinco en el tercer cuarto, y rozó la remontada en la reanudación (7-5). Sin embargo, en los últimos 8 minutos no llegaron las dudas a Serbia, los nervios que le hicieron pasar de puntilla por la fase de grupos, culminando la eliminación de una España que se tendrá que conformar con buscar mejorar el sexto puesto de Londres.

 

Y es que, siempre por debajo en el marcador, Serbia tuvo un partido casi plácido. España no supo meter el miedo en el cuerpo a la campeona del mundo, ni lograr imponer el juego efectivo y contundente de la primera fase. Sin aprovechar las expulsiones del rival, un lastre en especial en el tramo decisivo, Serbia comenzó mandando (3-1).

 

El amago de reacción de España en el segundo cuarto terminó en un severo castigo de los serbios. Los de Gabi Hernández apretaron el marcador (4-3) con Molina, pero el cañón de Dusan Mandic amplió de nuevo la renta de los de Dejan Savic, una ventaja que afianzó Mitrovic en portería. España echaba de menos en esa faceta las intervenciones clave durante todo el torneo de Pinedo.

 

El meta española irrumpió en el segundo tiempo, donde España secó a Serbia para creer en la remontada, pero sin aprovechar las seis últimas expulsiones fue imposible. Pese a la buena movilidad del tercer parcial, en los últimos minutos volvieron los problemas para anotar, mientras que Serbia acertaba desde lejos.

 

Con 9-6 tras el trallazo de Filipovic y sin aprovechar las superioridades, España se despidió de la pelea por las medallas, pese a recortar por medio de Minguell a un minuto y medio del final. Un día después de la despedida de las 'guerras del agua', España encajó el segundo y definitivo golpe en Río.