Cuarenta pescadores participan en El Barco de Ávila en labores de limpieza del río Tormes

Cuarenta pescadores han participado este domingo en labores de limpieza del río Tormes y sus riberas en el entorno del municipio abulense de El Barco de Ávila, en el marco de una jornada divulgativa dirigida a dotar a los participantes de conocimientos sobre técnicas de pesca que complementen la pesca tradicional.

En la actividad han participado pescadores de los tramos altos del río Tormes en Ávila y del Tera en Zamora, precisamente las comarcas donde se realiza la mayor parte del proyecto de voluntariado 'Trucha común y turismo piscícola sostenible', puesto en marcha por la Red Estatal de Desarrollo Rural (Reder).

 

Durante la jornada se ha impartido una sesión práctica a orillas del Tormes, en el Área en Régimen Especial Controlado (AREC) de El Barco de Ávila, que permanece abierta para la pesca sin muerte, con fines turísticos, durante todo el verano.

 

La actividad ha consistido en el conocimiento del equipo, desde las cañas y carretes hasta las líneas para la pesca de la trucha con ninfa al hilo. También se han mostrado técnicas de montaje de 'tippets', así como técnicas de lanzado con cola de rata.

 

Posteriormente se ha realizado una jornada coordinada de limpieza de márgenes del río y recogida de basuras y residuos, convocada en las redes sociales y en la que han colaborado los ribereños del Tormes.

 

PROYECTO DE VOLUNTARIADO

 

El proyecto de voluntariado 'Trucha común y turismo piscícola sostenible', que tiene por objetivo convertir los entornos fluviales en motores de desarrollo local, cuenta con la colaboración de los grupos de acción local Asider (de la comarca de El Barco de Ávila y Piedrahíta) y Adisac LA VOZ (de la zamorana comarca de Sanabria).

 

En el proyecto también participan la Asociación de Ribereños del Tormes y sus Afluentes, Artya, y la Asociación de Pesca de Sanabria, según las mismas fuentes.

 

La iniciativa incluye acciones de formación relacionadas con la pesca como actividad turística y con sus posibilidades en la generación de empleo, por lo que se está trabajando en la figura del guía de pesca. Otras jornadas realizadas se han dirigido al conocimiento del medio, de forma especial a la fauna y flora vinculadas a los ecosistemas acuáticos.

 

También se ha desarrollado una labor de conocimiento de macroinvertebrados como bioindicadores de la calidad de las aguas y de técnicas de montaje de insectos artificiales como señuelos para la práctica de la pesca de la trucha.

 

GUÍA DE PESCA

 

Del mismo modo, la Red Estatal de Desarrollo Rural editó la semana pasada una guía de pesca que pone en manos del aficionado toda la información útil sobre esta práctica en Castilla y León. Bajo el título 'Guía de Educación Medioambiental. Voluntariado Fluvial: Trucha Común y turismo piscícola sostenible'.

 

La publicación incluye contenidos y fotografías sobre los ecosistemas acuáticos, las principales alteraciones que estos pueden sufrir, el papel de la guardería fluvial, las diferentes artes de pesca y la cambiante normativa de pesca en Castilla y León.

 

Reder está formada por grupos de acción local que gestionan programas de desarrollo rural Leader y promueven el desarrollo del medio rural mediante la coordinación de los distintos agentes e instituciones, así como la potenciación de cuantas medidas se encaminen a favorecer el crecimiento sostenible.

 

Con esos objetivos organiza cuantas actividades se estiman pertinentes; una de ellas es este mismo proyecto de voluntariado, ya que el patrimonio natural "es uno de los motores de desarrollo fundamentales desde la perspectiva del Leader".