Cuando más falta hace: EspaÑa

Gasol va al tapón ante el atacante argentino

La selección masculina de baloncesto de España hace sus deberes y derrota a Argentina (92-73) para meterse como segunda de grupo en los cuartos de final de los Juegos Olímpicos de Río. 

 

FICHA TÉCNICA

 

ESPAÑA: Rubio (2), Llull (10), Rudy Fernández (23), Mirotic (10) y Gasol (19) --quinteto inicial--; Sergio Rodríguez (5), Navarro (6), Calderón (6), Claver (-), Reyes (5), Hernangómez (4) y Abrines (2).

 

ARGENTINA: Laprovittola (21), Ginobili (16), Delfino (1), Acuña (2) y Scola (7) --posible quinteto inicial--; Campazzo (10), Nocioni (6), Brussino (2), Garino (-), Delia (2), Deck (-) y Mainoldi (6).

 

PARCIALES: 25-15, 23-20, 23-22 y 25-15.

 

ÁRBITROS: Christodoulou (GRE), Seibel (CAN) y Vázquez (PUR). Eliminado Navarro por dos faltas técnicas (min.27).

 

SEDE: Arena Carioca 1. 10.949 espectadores.

Segunda final superada. España estaba obligada a ganar a Argentina para seguir viva en los Juegos Olímpicos de Río después de la exihibición que ofreció ante Lituania como reacción a su mal inicio. Ese lastre de los primeros partidos obligaba a la selección de Scariolo a superar a los sudamericanos para no regresar antes de tiempo a casa. Además el triunfo traía como 'premio' la segunda plaza del grupo y la certeza de tener a Francia como próximo rival. Dicho y hecho.

 

La trascendencia de la tarea y el parcial de 0-8 comandado por Ginobili no creó nerviosismo en unos jugadores que no querían irse de Río antes de tiempo. El dúo formado por Rudy Fernández(23+7) y Pau Gasol (19+13) resultó imparable para una defensa argentina que ha sufrido el talento ofensivo español. 

 

Un torneo más, y van unos cuantos en la última década, España ha superado un inicio dubitativo para alcanzar los cuartos de final en su mejor momento de forma. Las derrotas ante Croacia y Brasil no erosionaron la confianza de un experimentado grupo que, tras sobrevivir ante Nigeria, ha encadenado victorias muy sólidas ante Lituania y Argentina.

 

Lo que no ha impedido esta reacción fulgurante es el posible cruce con Estados Unidos en semifinales, haciendo imposible la repetición de las dos últimas finales olímpicas, aunque cualquier cábala de medallas pasa por superar otro duro examen ante Francia. Se repetirá el duelo de cuartos de Londres 2012, recordado por el puñetazo de Nico Batum a Juan Carlos Navarro cuando la victoria ya era española.

 

A España le costó unos minutos meterse en el partido, pero cuando lo hizo irrumpió como elefante en cacharrería, con un parcial de 22-3 en el primer cuarto liderado por Rudy y Nikola Mirotic. Igual que en la paliza ante Lituania, la consigna era clara: correr y castigar al veterano equipo argentino, que no podía reaccionar pese al empuje de su ruidosa hinchada.

 

Con los albicelestes obsesionados por lanzar triples, a España le bastó con cerrar el rebote (24-12 al descanso) para que la diferencia siguiera creciendo sin remedio (41-25, min.16). Se sumó a la fiesta Pau Gasol con un '2+1' y el premio añadido de la tercera personal para Scola, que pagó su frustración pateando botellas en el banquillo.

 

APLOMO PARA SOFOCAR LA INTENTONA ARGENTINA

 

Tras el paso por vestuarios, el pívot de San Antonio Spurs empalmó otros cinco puntos y el partido parecía sentenciado para los pupilos de Sergio Scariolo (62-40, min.25), pero se enturbió con el excesivo protagonismo de los árbitros, que se enzarzaron a pitar faltas técnicas, dos de ellas a Juan Carlos Navarro, quien se retiró expulsado con una sonrisa de incredulidad el día que se convertía en el jugador español con más partidos olímpicos (31).

 

Experta en moverse bien bajo aguas turbulentas, Argentina se apuntó un parcial de 1-10 y devolvió la emoción al encuentro (63-50) con la ayuda de suplentes como el exjugador de la liga española Leo Mainoldi, que encadenó dos triples. A falta de seis minutos, la vigente subcampeona olímpica aún no respiraba con plena tranquilidad (75-64).

 

Pero España volvió a demostrar temple, ese que tanto se echó de menos al principio del torneo, y Gasol y Rudy volvieron a salir al rescate para 'matar' definitivamente a los argentinos (84-66, min.36), ganándose un poco de descanso y permitiendo que jugarán también los menos habituales, José Manuel Calderón y Álex Abrines.

 

Porque a partir de ahora será capital el aporte de toda la plantilla. Llega la pelea por las medallas en el mejor momento posible para España, después de desarbolar a dos candidatas a medalla y con ganas de enfrentarse a una tercera, esa selección francesa que llegará muy enrabietada tras la semifinal del último Eurobasket, aquel partido en el que Gasol puso Europa a sus pies con 40 puntos y 11 rebotes.