¿Cuál es el olor más desagradable?

STADA

El 73 por ciento de los españoles cree que el sudor es el olor más desagradable, por delante de otros como la cañería atascada (52,5%), la comida en mal estado (43,5%) y el humo de los vehículos (30,6%).

El 73 por ciento de los españoles cree que el sudor es el olor más desagradable, por delante de otros como la cañería atascada (52,5%), la comida en mal estado (43,5%) y el humo de los vehículos (30,6%), según ha mostrado el primer 'Estudio sobre las Percepciones de los Olores en España', realizado por Rexona, la marca de antitranspirantes de Unilever.

 

Además, el trabajo ha analizado los olores por lugares, mostrando que el 53,3 por ciento cree que donde peor huele es en las zonas en las que se concentran personas esperando; el 50 por ciento en los autobuses en "plena hora punta"; el 42,50 por ciento un bar con freidora a la hora de comer; el 33,1 por ciento el gimnasio; y el 12 por ciento las cercanías de una estación de metro.

 

Por el contrario, un 69,4 por ciento señala que los más agradables son el olor a una higiene cuidada, a jabón y a ropa limpia; un 58,9 por ciento el olor frutal; un 42,40 por ciento a comida; y un 7,5 por ciento identifica la ausencia de olor como algo agradable. No obstante, el olor propio también preocupa, especialmente a los menores de 30 años.

 

En este sentido, el estudio refleja que el 86 por ciento piensa en este asunto, un 61 por ciento lo hace más intensamente cuando hace calor y un 43 por ciento cuando está acompañado por el miedo de lo que los demás puedan pensar sobre ello.

 

Las opciones que las personas suelen manejar para evitar oler mal son mantener una rutina de higiene (88%), usar desodorante antes de ducharse (65,90%) o ponerse mucha colonia (14,60%). Ante ello, la encuesta ha mostrado que el 84,1 por ciento usa desodorante a diario después de la ducha, un 7,4 por ciento al menos tres veces a la semana y un 4,7 por ciento sólo cuando se acuerda.

 

¿Cuál es el olor más desagradable?

 

Ahora bien, aunque una tercera parte de los españoles considera que el olor corporal no varía entre hombres y mujeres, el 67 por ciento de los hombres señala que, si tuviera que elegir entre ambos sexos, diría que las mujeres huelen mejor, aunque el 46 por ciento de ellas señala que huelen igual que los varones.

 

Concretamente, los españoles atribuyen el mal olor corporal a la falta de higiene (40,8%), especialmente aquellos con edades comprendidas entre los 50 y 65 años, aunque también a las bacterias de la piel de las axilas (35,5%), a alteraciones hormonales (14%) o a que es el propio sudor el que huele mal (10%).

 

Las posibles causas que, a juicio de los participantes, contribuyen a generar más sudor o a acentuar el mal olor corporal son el alcohol (43,70%), ajo (36,70%), brócoli (11,10%) y la leche (3,60%). Sin embargo, existe cierto desconocimiento sobre los alimentos que empeoran el mal olor, tal y como lo han demostrado el 35 por ciento de los encuestados.

 

LOS OLORES EN EL TRABAJO

 

Por otra parte, más de la tercera parte de los españoles dice que su lugar de trabajo acaba oliendo a "humanidad" al finalizar el día, si bien el 25 por ciento no cree que huela a nada característico. Todo ello se vincula especialmente a momentos de estrés y, de hecho, un 73 por ciento dice que el mal olor puede llegar a afectar su rendimiento laboral.

 

Y es que, el olor tiene un fuerte vínculo con las emociones, dado que los aromas tiene la capacidad de modificar nuestro estado de ánimo porque, tal y como se desprende de la encuesta, para un 86 por ciento el hecho de verse atrapado en un lugar en el que huele mal le provocará mal humor.

 

Asimismo, el 98 por ciento afirma que el mal olor corporal interfiere en las relaciones con amigos y/o familiares y el 76 por ciento afirma haber evitado a alguna persona en su vida debido a su mal olor corporal.

 

Del mismo modo, entre los encuestados para el estudio, a un 21,5 por ciento le han dicho que huele mal en alguna ocasión. Este tipo de interacciones sociales vinculadas a los olores parecen tener también un efecto directo en la confianza de las personas, puesto que el 95,8 por ciento de los españoles, hombres y mujeres por igual de todas las edades, afirma que oler bien aporta autoconfianza.