CSIF rechaza la reforma de la Administración Local

El sindicato CSIF se ha posicionado contra la reforma de la Administración Local y en defensa de los trabajadores municipales ya que entienden que es básico garantizar el mantenimiento de los servicios públicos esenciales a través de la gestión directa y con los empleados públicos a su servicio cerrando la puerta a externalizaciones

CSIF rechaza la reforma de la administración local porque entienden como básica la garantía del mantenimiento de los servicios públicos, "los presten los ayuntamientos u otras administraciones", garantizando asimismo la calidad y el carácter público de los mismos en materias como sanidad, educación o servicios sociales, y garantizando también que la prestación de dichos servicios sea a través de la gestión directa y con empleados públicos a su servicio.

 

En este sentido, señalan que se debe cerrar la puerta a externalizaciones, en defensa de un servicio público gestionado por empleados públicos. También en esta línea defienden el mantenimiento de los derechos y condiciones de trabajo de todas las plantillas municipales y rechazan la idea que se desprende de la futura ley de modificación unilateral y sin negociación de condiciones de trabajo y de retribuciones, debiendo garantizar la estabilidad del empleo.