CSI-F exige la dimisión de la gerente y director médico del Hospital

Hospital Nuestra Señora de Sonsoles.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) ha exigido que se abra "una investigación urgente" sobre la pérdida de 15.000 pruebas radiológicas en el centro hospitalario de Ávila y que se depuren "las responsabilidades pertinentes".

En este sentido, el sindicato ha reclamado que el consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, cese "de forma inmediata a la gerente del Hospital de Ávila y al director médico por haber ocultado de forma deliberada esta pérdida de estudios radiológicos, que se inició hace 6 meses, y por no haber dado explicaciones, ni haber pedido disculpas a todos los usuarios afectados".

 

Paralelamente, CSI-F ha mostrado su apoyo a todo el personal del Complejo Asistencial de Ávila, "por el esfuerzo que se ven obligados a realizar", y en especial al servicio de radiología, al tiempo que ha señalado que espera que no sean estos profesionales los que "paguen con ceses u otras medidas la incompetencia del equipo directivo".

 

El sindicato considera que la pérdida de 15.000 pruebas radiológicas no es "un mero accidente" que apenas tiene relevancia asistencial, y mucho menos un hecho puntual que carece de importancia, tal y como así han manifestado tanto el consejero de Sanidad como la vicepresidenta de la Junta de Castilla y León, Rosa Valdeón.

 

Para CSI-F, la perdida de estas pruebas conlleva "no solamente un retraso" en la actividad asistencial de diferentes profesionales sanitarios, sino también en los procesos de diagnóstico y tratamiento que deben de prescribir.

 

"No puede señalar ni el consejero ni la vicepresidenta que el suceso apenas ha tenido relevancia desde el punto de vista asistencial, porque se disponía de los correspondientes informes escritos", ha señalado  CSI-F, que ha indicado que los médicos de Atención Especializada tienen por norma y costumbre visionar antes las imágenes de las pruebas radiológicas, que leer los informes respectivos. Además, ha añadido, esas imágenes sirven de guía en el momento de las intervenciones quirúrgicas.

 

TRABAJO "EXTRA"

 CSI-F ha advertido de que la pérdida de estas pruebas va a derivar en un aumento "extra" de la carga de trabajo, no solo del personal de radiología, que deberán repetir muchas de esas pruebas perdidas; sino también de los facultativos y el equipo multidisciplinar, que repetirán pruebas analíticas, sobretodo en caso de retraso en la realización de los TAC y las resonancias magnéticas (RM).

 

Además, considera que va a aumentar la carga emocional de los pacientes afectados, sobre todo de los que están pendientes de estudios y diagnósticos sobre patologías oncológicas.

 

Por ello, ha exigido una inmediata investigación de todo lo acontecido y que se inició en el mes de julio, algo que considera grave, pero más aún que los responsables del Complejo Asistencial de Ávila, "encarnados" en la figura de la gerente y en la figura del director médico, "hayan ocultado dichas pérdidas a la opinión pública y a los usuarios afectados directamente".

 

Para  CSI-F, lo ocurrido pone de manifiesto la "deficiente gestión" que lleva a cabo la Administración sanitaria regional y ha asegurado que el consejero ha sido el responsable último en los nombramientos del actual equipo directivo del Complejo Asistencial. Todo ello, a su juicio, se traduce en un mal funcionamiento de los sistemas informáticos, "que no es la primera vez que sucede en la Comunidad", respecto a lo que ha recordado las seguidas "caídas" del sistema en las consultas de Primaria con el programa Medora.