CSI-F denuncia que la Junta "niegue" la mitad de los días de vacaciones que se deben por antigüedad

Sindicatos y Junta no llegan a un acuerdo en la Mesa de Negociación.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) denuncia el  “despropósito” de la Junta de Castilla y León, al presentar una propuesta de negociación a los empleados públicos, en la que no reconoce todos los días de vacaciones y de asuntos propios por la antigüedad,  que el Gobierno central sí ha concedido ya a sus empleados, a través de la aprobación del Real Decreto Ley  10/2015 de septiembre.

 

CSI-F lamenta que el Gobierno regional no haya escuchado el “clamor” de sus empleados públicos, que también están exigiendo a sus representantes sindicales que no renuncien al derecho de disfrutar los días que les arrebataron.

 

CSI-F, que ha rechazado de plano la propuesta de negociación que ha ofrecido esta tarde la Junta en la Mesa de Negociación, al igual que los demás sindicatos, asegura que la administración regional se ha equivocado, porque los empleados públicos de la Junta “no van a permitir” que los empleados de la Administración General del Estado recuperen unos derechos, y los de la Junta no, cuando es el propio Gobierno central el que anima a que se reconozcan esos derechos, que se concreta en que a los empleados públicos del Estado se les ha devuelto todos los días pendientes por vacaciones y asuntos propios por la antigüedad de 2015; mientras que la Junta sólo se les reconoce el disfrute del 50% de esos días.

 

CSI-F remarca que “no se entiende que sólo se reconozca ese 50%, y que el otro 50% de los días que sí da la Junta se disfrute a lo largo de los años 2016 y 2017. Es un sinsentido que no sabemos a qué responde, y que tendrá unas consecuencias, cuando lo más lógico hubiese sido reconocer la recuperación de todos los días, porque no dan más, sino que devuelven lo que nos quitaron”.

 

La falta de acuerdo en la recuperación de los días ha provocado la ruptura de la negociación, en la que la Junta ofrecía el pago de hasta el 50% de lo que se debe de la extra de 2012, antes de acabar 2015, abonándose el resto en 2016. Para CSI-F, con esta propuesta “nos querían comprar, porque aceptarla implicaba también tragar con la pérdida del 50% de los días de vacaciones que nos deben por antigüedad”.

 

Tras el rechazo a la propuesta integral de negociación de la Junta por los días, que abarca de manera conjunta diversos aspectos reivindicativos y de reforma de la Función Pública, CSI-F advierte que mantendrán las movilizaciones.