CSI-F denuncia la supresión de 68 empleos en la Gerencia de Servicios Sociales, 6 en Ávila

Según esta organización sindical, en Ávila desaparecen 6 puestos de trabajo en la Relación de Puestos de Trabajo (RPT). Un oficial de segunda en el CEI La Cacharra; y un ayudante de cocina, un oficial de primera, un maestro taller, un puesto de mantenimiento y otro de lavandería, en otros centros.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI-F) de Castilla y León lamenta la amortización y desaparición de 68 puestos de trabajo en la Gerencia de Servicios Sociales, "una decisión que contradice otras afirmaciones de la administración regional, en el sentido de que no se va a seguir castigando al empleado público, y de que se van a parar los recortes". Sin embargo, parece que los hechos evidencian lo contrario, señala CSI-F, que denuncia el goteo de reducción de empleo que se está produciendo, y la práctica de un doble juego, ante la opinión pública y ante los empleados públicos.  


El Boletín Oficial de Castilla y León del lunes 21 publicó la desaparición de 68 puestos de trabajo en la RPT de Gerencia de Servicios Social, repartidos por las nueve provincias, que afectan a empleados de mantenimiento, diversos servicios y sanitarios, de escuelas infantiles y otros centros de Servicios Sociales como residencias de mayores, menores o atención  minusválidos. En Ávila se pierden 6 puestos de trabajo, en Burgos 13, en León 9, en Palencia 2, en Salamanca 9, en Segovia 12, en Soria 5, en Valladolid 5 y en Zamora 7.


En cuanto a las bajas en las escuelas infantiles, en Ávila se amortiza un oficial de segunda, en el CEI La Cacharra; en la provincia de Burgos desaparecen tres oficiales de segunda en los CEIS’s La Garza de Burgos, Santa Teresa-Arco Iris de Aranda de Duero y Nuestra Señora de Altamira de Miranda de Ebro; en Palencia, un auxiliar sanitario en el CEI Virgen del Carmen, y un puesto de servicios en el CEI Apeninos de Guardo; en Salamanca, un oficial de segunda en el CEI Lazarillo de Tormes y en el CEI San Francisco de Asís de Béjar; en Soria, un oficial de segunda en el CEI El Trébol y en el Virgen del Mirón; en Valladolid, oficial de segunda en el CEI La Alborada de la localidad de Olmedo y en el CEI Peter Pan de Tordesillas; y en Zamora, un ayudante de cocina en el CEI Nuestra Señora de la Concha, y un oficial de segunda en el CEI Virgen del Canto de Toro.


Además de las guarderías, los recortes llegan también a la amortización de puestos de otros centros asistenciales de Servicios Sociales. En Ávila, desaparece un oficial de mantenimiento, un ayudante de cocina, un maestro de taller, un puesto de mantenimiento y otro de lavandería; en Burgos, un oficial de mantenimiento y 9 de servicios; en León, un animador cultural-deportivo, uno de mantenimiento de primera, uno de mantenimiento de segunda, tres de servicios, uno de personal subalterno, un médico y un oficial de lavandería; en Segovia, un médico, un encargado de servicios generales, 6 puestos de servicios, uno de servicios subalterno, y un técnico en orientación profesional; en Cuéllar, un médico y un puesto de servicios; en Soria, un técnico de orientación profesional y dos puestos de servicios; en Valladolid dos puestos de servicios y uno de oficial de lavandería; y en Zamora, dos puestos de mantenimiento (oficial de segunda y subalterno) y tres de servicios.


 CSI-F de Castilla y León recuerda que, según datos del Ministerio de Hacienda, la Comunidad ha perdido unos 9.200 empleados públicos, de los que unos 3.000 formaban parte de la plantilla de la Junta, lo que repercute en la calidad de los servicios públicos, y en el deterioro de las condiciones en las que se trabaja. En la reciente encuesta de CSI-F, realizada entre los trabajadores públicos de Administración General, Sanidad y Educación de la Junta de Castilla y León, las conclusiones son claras. El 75% de las respuestas señalan que ha disminuido el número de profesionales que trabajan en el servicio; o un 85% que tienen la percepción que la calidad del servicio ha bajado. Asimismo, la mayoría de los empleados públicos de la Junta consideran que tienen más carga laboral, y que la conciliación de la vida laboral y familia es peor.


El sindicato insiste en que "debe darse carpetazo a los recortes, y compensar el esfuerzo realizado por los empleados públicos durante la crisis económica, “con mejoras en las condiciones de los empleados públicos -recuperando derechos perdidos-, con el refuerzo de las plantillas y, por tanto, con el incremento en la inversión de los servicios públicos que reciben nuestros ciudadanos”.


El sindicato independiente remarca que decisiones como esta supresión de 68 empleos en la Gerencia de Servicios Sociales, que se va sumando a otras amortizaciones o a la no ocupación de plazas que quedan vacantes, sólo provocan intranquilidad y dudas, porque los empleados públicos y la sociedad, en general, quiere hechos y no palabras. Hace unos días, la Consejería de Hacienda aseguraba que no iba a tomar medidas que afectaran a los empleados públicos, para conseguir los objetivos sobre el déficit; y hoy “tenemos que denunciar la amortización de 68 empleos en las guarderías y otros centros de la Gerencia de Servicios Sociales, que tienen trabajo y actividad, por lo que no se entiende su supresión”, insiste CSI-F.