CSI-F califica de “duro revés” el retraso a 2016 del permiso de paternidad de cuatro semanas

Se mantendrá, un año más en quince días.

El Gobierno ha aplazado hasta enero de 2016 la ampliación del permiso de paternidad prevista en la Ley 9/2009, de 6 de octubre. Se trata del quinto aplazamiento de la  misma, que debería haber entrado en vigor el pasado 1 de enero. El nuevo permiso contempla cuatro semanas para los padres por nacimiento, adopción o acogida, que actualmente es de quince días.

 

CSI-F considera que “este reiterado incumplimiento de esta medida social es un buen ejemplo de la contradictoria actitud del Gobierno, ya que mientras reitera su supuesto apoyo a las familias, no pone en marcha una norma tan simple como esta del permiso de paternidad”. Una disposición “importante para la conciliación laboral y familiar, y que no supone ningún peligro para el equilibrio financiero de los Presupuestos Generales del Estado”.

 

CSI-F ha insistido en que la gestión política contra el déficit de las cuentas públicas “no la puede hacer el Gobierno a base de recortes como este del permiso de paternidad. No tiene ningún sentido, porque los problemas y desajustes financieros están en otros gastos y en otras decisiones despilfarradoras, por no hablar de la corrupción; y no en un razonable derecho a tener un permiso de paternidad de cuatro semanas. Con actitudes así no se defienden políticas que impulsen la natalidad, en un país en la que su pirámide poblacional muestra una tendencia de envejecimiento grave”.

  

En el BOE del día 30 de diciembre de 2014 se publicó la Ley 36/2014, de 26 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2015, en la que, en su disposición final décima, nuevamente se demora la ampliación del permiso de paternidad a cuatro semanas, en los casos de nacimiento, adopción o acogida, prevista en la Ley 9/2009. Se señala que entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2016, cuando estaba previsto el 1 de enero de 2015.

  

CSI-F  denuncia que no es éste el primer aplazamiento, puesto que sucesivas disposiciones legales del Gobierno vienen demorando su entrada en vigor desde 2011. La ya tan nombrada Ley 9/2009, vino a suponer “una clara apuesta por la conciliación de la vida familiar y laboral, y por la corresponsabilidad en el seno familiar, de aquí que expresemos nuestro más absoluto rechazo a la modificación contenida en la Ley 36/2014, de 26 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2015, que supone la quinta demora anual en la aplicación de la ampliación del permiso de paternidad y, por consiguiente, un duro revés para las familias”, ha recalcado el sindicato independiente.

 

Los otros retrasos

Las otras cuatro normativas de demora son la Ley 39/2010 de 22 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2011; la disposición final octava del Real Decreto-ley 20/2011, de 30 de diciembre, de medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público; la disposición final décima octava de la Ley 17/2012, de 27 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2013; y La Ley 22/2013, de 23 de diciembre, de Presupuestos Generales del Estado para el año 2014. Todas modifican la redacción, retrasando un año la entrada en vigor de la primera normativa aprobada que amplía a cuatro semanas el permiso de paternidad, la Ley 9/2009.