Crivillé y Checa cierran un Pingüinos de récord con el deseo municipal de mantener la cita en Puente Duero

Los expilotos de motociclismo Alex Crivillé y Carlos Checa han augurado un futuro prometedor al motociclismo español y han destacado el "gran ambiente" que se vive en la concentración motera 'Pingüinos' en la jornada de clausura marcada por el deseo del Ayuntamiento de mantener la ubicación actual de Puente Duero.

  

De hecho, Crivillé, excampeón del mundo de 500 centímetros cúbicos, ha incidido en que el futuro es "espectacular". Así, ha señalado que el motociclismo español cuenta con campeones en las tres categorías, pilotos "jovencísimos" que compiten en las categorías más altas, como Marc Márquez, ganador del campeonato de Moto GP con 20 años, por lo que "no se puede pedir más".

 

Por otra parte Checa, excampeón de Superbikes, ha apuntado al trabajo realizado desde la base, que ha sido "muy bueno" y que ahora "recoge sus frutos", como el principal motivo para justificar los éxitos cosechados por los representantes españoles en las motos, además de subrayar el apoyo de la afición, la pasión con la que se vive este deporte como elementos que favorecen la profesionalización.

 

Ambos exdeportistas, los dos únicos pilotos que han repetido galardón dorado en la historia de la concentración, han incidido en que es un "privilegio" poder participar y vivir Pingüinos, una de las concentraciones "más importantes" de Europa.

 

En este sentido, Crivillé, que no pudo asistir en el año 2000, ha indicado que pudo disfrutar de las carpas y del ambiente durante la jornada del sábado y que comprobar "lo que es Pingüinos".

 

"Hay gente de todo tipo, unos que equipan muy bien las motos y otros que son más radicales, hay de todo, pero merece la pena venir a verla", ha afirmado el excampeón de la categoría reina.

 

Por su parte, Checa ha reconocido que no tiene un claro recuerdo de cuando estuvo por primera vez, en 1999, pero que en esta ocasión ha disfrutado "mas del ambiente". "La afición siempre ha estado cerca y esta es una oportunidad de estar con ella, es un gesto de acercarse y gracias a la organización, que les tiene concentrados, tengo esta oportunidad", ha asegurado.

 

PREMIOS HONORÍFICOS

 

La XXXIII edición de Pingüinos ha entregados los premios honoríficos 2014 al Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo, a la Unidad de Seguridad Vial de la Comisión Europea y al reportero y escritor Gustavo Cuervo.

 

Cuervo, que ha acudido a todas las ediciones de la concentración, ha asegurado que recibir este galardón es un "honor", "aunque lo que verdaderamente es honorable es ser un Pingüino".

 

Al ser preguntado por las circunstancias que hacen especial el evento, el escritor ha contestado que al hacerse en invierno la gente acude con "mucha pasión porque no es facial llegar aquí", aunque el clima haya sido más benigno en esta ocasión, pero es complicado y eso hace a los motoristas mucho "más solidarios, mas humanos". "La humanidad en Pingüinos es algo que no es una leyenda, ha apuntado.

 

Entre los asistentes en la rueda de prensa se encontraba el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, que ha celebrado la consecución del récord de asistencia en esta edición y ha asegurado que la voluntad del Ayuntamiento y de la organización es conserva la sede en Puente Duero.

 

"Pero lo que no se puede, no sólo no se puede sino que es imposible" ha señalado el primer edil, al tiempo que ha recordado que Ecologista en Acción han interpuesto denuncias "año tras año" para que se proceda al cambio de localización y que alguna concejal de otro grupo ha tildado de "sacrilegio" que Puente Duero albergue la concentración.

 

Por último, ha anunciado que este lunes tendrá lugar una nueva reunión para tratar el asunto del nuevo emplazamiento y que "si queda el más leve resquicio" se intentará que no se mueva, pero que si no es posible se intentará que se traslade a un lugar próximo.