Críticas a las palabras del alcalde de Candeleda en la inauguración de una exposición sobre el Rosarito

Pantano del Rosarito

La Plataforma contra la Especulación Urbanística y Ambiental de Candeleda denuncia las "palabras incoherentes" de José María Monforte en las que "hizo hincapié en los grandes valores ambientales del municipio y del pantano de Rosarito", opuestas, según esta organización, a la  política de ordenación territorial que se está llevando a cabo desde el Ayuntamiento de Candeleda.

El pasado martes 1 de julio, se inaguró en el centro cultural el Matadero, en Candeleda, una exposición sobre el proceso de construcción de la presa de Rosarito, puesta en funcionamiento en el año 1958.


Al acto asistieron diversas personalidades de la esfera política, el presidente de la Confederación Hidrográfica del Tajo y representantes de algunas asociaciones locales.

 

En el discurso de inaguración, el alcalde de Candeleda hizo hincapié en los grandes valores ambientales del municipio y del pantano de Rosarito, que está incluido en el catálogo de humedales de Castilla y León, es Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA), Lugar de Interés Comunitario (LIC) y por tanto se encuentra dentro de la red europea  Natura 2000. Se halla también dentro del ámbito de aplicación del Plan de Recuperación del Águila Imperial y del Plan de Recuperación de la Cigüeña Negra.

 

Desde la Plataforma contra la Especulación Urbanística y Ambiental de Candeleda, denuncian  "una incoherencia absoluta entre las palabras pronunciadas por el alcalde, y la política de ordenación territorial que se está llevando a cabo desde el Ayuntamiento de Candeleda, así como desde la Junta de Castilla y León, en donde se están autorizando viviendas en el espacio de protección del embalse de Rosarito, a pocos metros de la lámina de agua, y en donde existen tendidos de electrificación aéreos, infraestructuras que son una de las primeras causas de mortandad en aves".

 

Asimismo, manifiestan "la falta de rigor que muestran tanto el Ayuntamiento de Candeleda, como la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de CYL en cuanto a la aplicación de políticas territoriales acordes con la Ley de Urbanismo de Castilla y León y su Reglamento. De este modo, están autorizando masivamente la construcción de viviendas en suelo rústico y suelo de protección natural, incluido en muchas ocasiones en espacios de la RED NATURA 2000 y con hábitats de interés prioritario, sin tan siquiera pasar el trámite de Evaluación de Impacto Ambiental".

 

La Ley de Urbanismo de Castilla y León y su Reglamento, exponen que la construcción en suelo rústico y de protección natural, es un uso excepcional y no una constante, como se viene haciendo en Candeleda y por extensión en gran parte del Valle del Tiétar.
La aplicación de la Normativa Urbanística Regional  prevalece sobre el planeamiento municipal vigente en virtud del principio de jerarquía normativa.

 

 

Así, según esta organización,  "las Normas Urbanísticas de Candeleda, del 2001, han quedado obsoletas respecto a la nueva Ordenación Territorial, y se continúa planificando con un modelo en el que “todo vale”, sin tener en cuenta sinergias, impactos, afecciones, consumo de recursos o capacidad de carga del medio natural".

 

"La acumulación de proyectos en estas zonas, dado su elevado valor ambiental, está produciendo una afección negativa sobre la calidad, la estructura y las funciones específicas necesarias para la conservación de hábitats y especies, debido a la discontinuidad     que las construcciones, los residuos y  las infraestructuras que las acompañan introducen en el espacio natural", añaden.

 

Destacan también "que la política hidrológica de la CHT no se adapta a los nuevos retos que impone el siglo XXI y la Directiva Marco del Agua en gestión de aguas, ya que el nuevo Plan de Cuenca de la Demarcación del Tajo, aprobado el pasado mes de abril, prevé la construcción de nuevas presas, a pesar de que España es el segundo país del mundo en número de presas por habitante y km2".


"Se trataría de gestionar la demanda sin aumentar más la oferta, ya que los recursos hídricos son limitados y el agua debe cumplir otras funciones que no sea la de un mero uso productivo", añaden.


"En estos momentos, hay en nuestro entorno dos proyectos de construcción de presas, la de Arrelobos, en el Parque Regional de la Sierra de Gredos, y la del Sistema Oeste de la Vera (Gredos Sur), que bien merecen una Declaración de Impacto Ambiental negativa por sus afecciones a los recursos naturales y por su elevado coste económico, social y ambiental", finalizan.