Críticas a la elección de un paraje protegido en Candeleda para el desarrollo de una recreación bélica

Izquierda Unida Ávila considera que el lugar escogido no es el apropiado dado que se trata de una zona LIC y ZEPA. José Alberto Novoa cuestiona incluso la guerra “como un atractivo turístico”.

Izquierda Unida de Ávila pone en cuestión el evento ‘Historical Candeleda’, un espectáculo consistente en una recreación bélica que tiene previsto realizarse en Candeleda a finales del mes de mayo. Un evento “poco apropiado” a juicio de la formación de izquierdas, tanto por su contenido como por su ubicación. Dos cuestiones por las que la formación de izquierdas exige al Ayuntamiento de Candeleda la suspensión del mismo.


El emplazamiento escogido –Las Angosturas- en Candeleda para la celebración del espectáculo ‘Historical Candeleda’ es una zona refugio de dos especies en peligro como son la cigüeña negra y el águila imperial, una zona reconocida dentro de la Red Natura 2000 en la zona protegida del Valle del Tiétar con las figuras LIC (Lugar de Importancia Comunitaria) y ZEPA (Zona de Protección de Aves).

 

“No entendemos cómo es posible que existiendo parajes suficientes desde el Ayuntamiento de Candeleda se haya impulsado este evento en una zona tan delicada como ésta” indica José Alberto Novoa, coordinador provincial de Izquierda Unida de Ávila, que avisa que la formación preguntará ante las distintas administraciones por este asunto.

 


“Según algunos medios de comunicación el evento cuenta con el informe negativo de la Consejería de Medio Ambiente de Castilla y León, por lo tanto entendemos que no debería llevarse a cabo” indica José Alberto Novoa, que se pregunta por el posicionamiento del Ayuntamiento de Candeleda, gobernado por el PSOE, con un acto que prevé el movimiento de vehículos blindados, explosiones y cerca de 2.500 personas en un paraje protegido.


A mayores la formación de izquierdas, desde su carácter pacifista, muestra su total repulsa a la utilización de acciones bélicas como atractivos turísticos. “No aceptamos espectáculos bélicos como atracción. La guerra es una amenaza constante y permanente. Habitualmente nos desayunamos con informaciones de conflictos bélicos que, como fuerza política, rechazamos. Por ello no podemos asumir que este tipo de actos traten de normalizar y convertir en espectáculo lo que en la vida real arrasa con la vida de miles de personas” señala José Alberto Novoa.