Corsario Teatro analiza diversos aspectos de la Santa en 'Teresa. Miserere gozoso'

La compañía Corsario Teatro ha profundizado en la ascendencia conversa de Santa Teresa, su papel como mujer en una época de gran misoginia y en la honra en el montaje 'Teresa. Miserere gozoso', coproducido con la Junta de Castilla y León y que se estrenará el próximo 12 de marzo en el auditorio de San Francisco de Ávila.

Enmarcada en la programación de artes escénicas diseñada con motivo del V centenario del nacimiento de la Santa, la producción, con la que Luis Miguel García debuta como director en la compañía, busca acercarse a la figura de la persona, de la mujer, por lo que a lo largo de cuatro actos se adentra en los años de su vida previos a la fundación, con 47 años, del primer convento.

 

En la presentación, coincidente en fecha con el que hubiera sido el 64 cumpleaños de Fernando Urdiales, histórico director de la compañía, García ha confesado "haberse tirado al ruedo" para abordar este montaje, que ya en su título acude a la contradicción ('miserere gozoso') que llevó adelante la propia Santa, una mujer "que siempre quiso ser una señorita" y que el director ha calificado de "dura, testaruda, afectiva, amante de los suyos, leal hasta la extenuación...".

 

De la lectura de "sabios" como José Jiménez Lozano y Teófanes Egido, Luismi García profundizó en la faceta de la mística como mujer, como creadora "de algo maravilloso y sorprendente" como fueron las Descalzas, lo que le llevó a sostener el argumento sobre tres pilares: su ascendencia conversa, su papel como mujer "en una época misógina" y su "pelea con la honra".

 

Este aspecto es, según ha confesado, uno de los que más interés ha suscitado en él: las mujeres no tenían honra propia y detentaban primero la de los padres y luego la de sus maridos, pero tampoco la tenían los labradores, por ejemplo, de modo que fundó una orden en la que "todos podían ser iguales", fuera cual fuera su origen, e ingresó en un convento convencida de que, igual que le ocurriera a sor Juana Inés de la Cruz, sería la manera de gozar de cierta libertad.

 

Las contradicciones de Santa Teresa, que juegan un papel importante en un montaje en el que tienen presencia sus padres, centran por tanto la propuesta de Corsario, que ha optado por "tirar de la tripa" de los actores, para lo que ha acudido a Rosa Manzano para interpretar a la santa, a Pilar San José para encarnar a María Luna, a Cristina Calleja como Juana Juárez, a Julio Lázaro como padre y confesor y Jesús Peña como inquisidor.

 

Objetos y símbolos conforman la escenografía de 'Teresa. Miserere gozoso', que llevará al escenario la música en directo de Consuelo Bravo y que, tras su estreno en Ávila, llegará al Centro Cultural Miguel Delibes de Valladolid los días 18 y 19 de abril, según lo ha anunciado la consejera de Cultura y Turismo, Alicia García, quien ha señalado que la obra "recoge uno de los puntos culminantes" de la Historia "por una de las compañías señeras de Castilla y León".