Contratos formativos en verano, ¿qué ventajas tienen?

Contratos de formación

El contrato de formación, habitual en verano, permite al empresario contar con personal más cualificado y a los trabajadores a aprender el oficio cobrando un salario.

Este tipo de contratación reporta múltiples beneficios para empresarios y trabajadores. Enumeramos estas diez: 

 


1. RECAUDACIONES DE CUOTAS EN LOS SERVICIOS SOCIALES

 

Las empresas que cuenten con un número inferior a 250 trabajadores pueden ahorrarse con estos contratos el 100% de los seguros sociales. Por el contrario, las empresas formadas por más de 250 trabajadores o más, este porcentaje se sitúa en el 75%.

 

2. FORMACIÓN BONIFICADA

 

La actividad formativa que realicen estos trabajadores está completamente esta completamente bonificada por la Administración.

 

3. JORNADA COMPLETA Y FLEXIBLE

 

Dependiendo del convenio, el contrato formativo puede tener una duración de entre uno y tres años. Esto, además de evitar la contratación únicamente en la temporada vacacional de verano, permite además al trabajador a continuar con su formación al mismo tiempo que trabaja por u periodo de tiempo mayor.

 

4. RETRIBUCIÓN SALARIAL

 

Se establece según el convenio y el número de horas de trabajo. Pero en ningún caso podrá ser inferior proporcionalmente al Salario Mínimo Interprofesional.

 

5. INCENTIVOS A LA FINALIZACIÓN

 

Si a la finalización del convenio formativo el trabajador es contratado de forma indefinida, podrá obtener como incentivo una retribución anual de hasta 1.800 euros durante los primeros tres años.

 

6. PENSADO PARA LOS MÁS JÓVENES

 

Este tipo de contratos está pensado para los jóvenes entre 16 y 30 años que se encuentren en situación de desempleo. Una buena oportunidad para los jóvenes que se dedican a este sector que cuenta ya con una tasa de desempleo superior al 40%.

 

7. BONIFICACIÓN POR GARANTÍA JUVENIL

 

Si el trabajador se encuentra inscrito en el Sistema Nacional de Garantía Juvenil, la cuantía para financiar sus costes formativos se establecerá entre el 25 y el 50% en el primer año de formación, del 15 al 25% en el segundo y el tercer año de contrato.

 

8. BONIFICACIÓN POR TUTORIZACIÓN

 

A cada trabajador se le asignarán dos tutores, uno en la empresa y otro en el centro de formación. El objetivo de esta medida es incentivar la labor del tutor que ha sido asignado dentro de la empresa, que puede recibir una bonificación adicional de entre 1,5 y 2 euros la hora, según el número de trabajadores con los que cuente la compañía y hasta un máximo de 40 horas mensuales.

 

9. OBTENCIÓN DEL CERTIFICADO DE NACIONALIDAD

 

Una vez finalizado el periodo de formación por parte del alumno, este recibirá un título homologado, que además tiene validez en todo el territorio nacional, que avala la cualificación de la persona en una ocupación determinada.

 

10. MAYOR MOTIVACIÓN, MEJOR SERVICIO

 

El hecho de que los trabajadores puedan formarse en un oficio y además puedan adquirir una titulación les incentiva de forma positiva ante el trabajo a realizar. Esto de forma indirecta repercute también de forma positiva en el empresario, ya que los trabajadores al tener dichos incentivos realizarán la actividad con mayor profesionalidad y entusiasmo.

 

El contrato de formación laboral es por tanto una modalidad que reporta múltiples ventajas tanto para trabajadores como para empresarios, siempre que ambos hagan buen uso de él.

 

Además, la directora de Administración y Gestión de Contratos de Formación de Audiolís, Inmaculada Astorga, comenta que "el contrato de formación ha sido desde hace muchos años y es a día de hoy una gran oportunidad para jóvenes desempleados que no cuentan con una formación reglada o que quieren aspirar a un puesto de trabajo para el que no están formados", y destaca que para el empresario, supone una gran cantidad de ventajas económicas pero, además y sobre todo, le permite disponer de personal mejor preparado y mucho más motivado".