Consternación en la región por la muerte de Santos Villanueva

Sensible pérdida. El secretario general de la Consejería de la Presidencia falleció a las 2.00 horas en el Hospital de León después de sufrir un accidente cuando practicaba montañismo en los Picos de Europa
ICAL / VALLADOLID

La muerte en accidente de montaña del secretario general de la Consejería de la Presidencia, Santos Villanueva, ha causado una gran consternación en el ámbito político de Castilla y León donde se suceden las muestras de condolencia y donde existe un consenso en destacar la capacidad de diálogo y el gran futuro que tenía en la política autonómica.

Santos Villanueva, de 36 años, falleció a las dos de la madrugada de ayer en el complejo hospitalario de León, donde fue trasladado después de que una piedra le golpeara en la cabeza y rompiera el casco que la protegía cuando practicaba montañismo en Oseja de Sajambre, en los Picos de Europa leoneses. Según informó el servicio de emergencias 112 de Castilla y León, el fallecido estaba practicando montañismo en la canal estrecha de la cara norte del Pico Peñasanta y el desprendimiento de una roca lo golpeó y lo dejó inconsciente en una zona inaccesible. Un helicóptero de rescate consiguió acceder al cuerpo y trasladarlo a otro helicóptero medicalizado que lo llevó al hospital de León, donde falleció pasadas las dos.

Santos Villanueva no era un montañero ocasional. Al contrario, participaba en diversas actividades de un grupo de amantes de la montaña que se solían reunir en un bar del barrio vallisoletano de Huerta del Rey, con quienes habría emprendido una jornada en Picos de Europa, que resultó fatal.

La conmoción en el ámbito político de la Comunidad fue patente desde que se conoció la gravedad de las heridas. Hasta el complejo hospitalario de León se trasladó el propio presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera; gran parte del equipo de la Consejería de la Presidencia, con su titular, José Antonio de Santiago, al frente; el presidente de la Diputación y del PP de Valladolid, Ramiro Ruiz Medrano, o amigos personales como el secretario general de la Consejería de Fomento, Jesús Julio Carnero.

Tras su fallecimiento el cuerpo fue trasladado al tanatorio San José de Valladolid, donde llegó a las dos de la tarde, aunque la capilla ardiente no fue abierta al público hasta las seis por expreso deseo de la familia. Por allí, durante toda la tarde pasaron personalidades del mundo de la política, como el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera; la práctica totalidad del Gobierno de Castilla y León; la secretaria de Organización del PP, Ana Mato; el presidente de la Diputación de Valladolid, Ramiro Ruiz Medrano; el alcalde de la capital vallisoletana, Javier León de la Riva, y la regidora de Zamora, Rosa Valdeón; el presidente de las Cortes, José Manuel Fernández Santiago, que llegó acompañado de la vicepresidenta primera, Carmen Luis Heras, y de la secretaria primera, Mercedes Coloma; el delegado del Gobierno en la Comunidad, Miguel Alejo; el secretario autonómico del PP, Alfonso Fernández Mañueco; el portavoz del Grupo Popular en las Cortes, Carlos Fernández Carriedo; la portavoz del Grupo Socialista, Ana Redondo, así como miembros de la administración autonómica.

Asimismo, acudieron otros representantes sociales como el presidente del CES, José Luis Díez Hoces; la máxima dirigente de la Asociación de Autónomos, Soraya Mayo, o empresarios como el burgalés Ginés Clemente. En el interior del tanatorio, desde primera hora, se encontraba el vicepresidente segundo Tomás Villanueva, tío del fallecido con quien estaba muy unido.