Consejos para evitar los golpes de calor en los bebés

Bebé (Foto: E. P.)

 La especialista en Neonatología del Hospital La Milagrosa de Madrid, Paloma Nacher, ha subrayado la importancia de vestirles con ropa ligera y de algodón y de no usar mochilas portabebés.

Las elevadas temperaturas que estos días están azotando a la mayor parte de las comunidades autónomas obligan a tomar una serie de precauciones para evitar la deshidratación y, lo que es peor, los golpes de calor, especialmente en el caso de los bebés, cuyo organismo no está acostumbrado a los cambios bruscos de temperatura.

 

Por ello, y con el fin de evitar un golpe de calor en los más pequeños, la especialista en Neonatología del Hospital La Milagrosa de Madrid, Paloma Nacher, ha subrayado la importancia de vestirles con ropa ligera y de algodón y de no usar mochilas portabebés.

 

"Es importante controlar los golpes de calor. Pueden llegar a ser graves en el bebé porque les pueden ocasionar deshidrataciones con consecuencias complicadas", ha recalcado la experta, quien ha recomendado no salir a la calle entre las 12.00 horas y las 17.00 horas y situar al bebé en lugares sombríos.

 

BAÑOS DE AGUA FRESCA Y NO USAR AIRE ACONDICIONADO

 

Refrescarle a menudo con una toallita húmeda por los brazos y las piernas; utilizar los baños de agua fresca las veces que sea necesario (sin llegar a ser fría); colocar la cuna en el lugar más fresco de la casa; y ventilar a primera hora de la mañana y a última de la tarde para intentar conseguir que la habitación esté a 22 grados, son otros de los consejos aportados por la doctora.

 

Respecto al agua, Nacher ha recordado que en los niños con lactancia a demanda normalmente no es necesario aportar agua, pero ocasionalmente, ante un golpe de calor fuerte se les puedes ofrecer. "El agua es un alimento que sólo lo admitirá si tienen sed. En los niños con biberón, siempre es recomendable llevar un biberón con agua fresca", ha argumentado.

 

Finalmente, la experta ha destacado la necesidad de evitar los aires acondicionados, usar ventiladores que renuevan y refrescan el aire, enfriar el coche antes de que entre el bebé y, una vez dentro, tener el aire apagado y controlar el calor con las ventanillas. "Si a pesar de ello, el calor es insoportable, poner el aire pero siempre con una ventanilla abierta parcialmente", ha zanjado.