Consejera de Enseñanza asegura el gobierno catalán acata o recurre pero nunca incumple resoluciones sobre la lengua

La consejera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau, ha afirmado que el Govern acata o recurre pero nunca incumple resoluciones judiciales tras anunciar que ha recurrido el auto del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) sobre la obligación de impartir clases en castellano si un solo alumno lo pide.



LLEIDA, 12 (EUROPA PRESS)



"Cuando se dice que incumplimos no se dice la verdad. O cumplimos o recurrimos", ha afirmado la consejera en declaraciones a los medios sin mencionar al ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, quien el jueves tras conocer la resolución advirtió de que la Constitución dice que las sentencias hay que cumplirlas.

"Cuando creemos que una normativa no se ajusta a las previsiones estatutarias y a la ley que el Parlament de Cataluña aprobó, presentamos recurso y nuevo recurso, y si tenemos que presentar de casación, lo hacemos y si no, más arriba", ha puntualizado.

La titular de educación del Govern se ha mostrado convencida de ganar este nuevo recurso relacionado con el imperativo de aplicar medidas cautelares.

Rigau ha afirmado que no hay ningún peligro para la educación de ningún alumno y con este argumento ha aseverado: " Vamos siempre a utilizar los canales jurídicos porque una sentencia o una previsión jurídica o la acatas o la recurres y esto es lo que el estado de derecho permite y nosotros lo utilizamos al máximo".

"Entendemos que es un problema pedagógico que cuando se pone en el ámbito judicial se estropea", ha agregado Rigau, quien ha defendido que el Govern ha desarrollado siempre todas las estrategias que la ordenación jurídica permite para defender el modelo lingüístico catalán.

Ha insistido en que en la última sentencia del Tribunal Supremo (TS) en 2012 quedó avalada la inmersión, y ha añadido que corresponde a los tribunales atender los casos particulares, pero no instar al Gobierno de la Generalitat a modificar un sistema.

Rigau ha hecho estas afirmaciones en Lleida, donde ha inaugurado la escuela y el instituto La Mitjana, que comparten edificio en el barrio de Pardinyas, donde ha sido recibido con abucheos contra los recortes por parte de sindicalistas de educación y de un grupo de padres de la escuela Pinyana, que han cuestionado los barracones en los que dan clases sus hijos.

La consejera ha contestado a las protestas afirmando que este viernes es un día de celebración porque se inaugura un edificio que ha costado 100 millones y que se acabará de pagar en 2038.

"No nos tiene que dar ninguna vergüenza celebrar lo positivo", ha señalado Rigau, que ha estado acompañada en la visita por el alcalde de Lleida, el socialista Àngel Ros, quien minutos antes de la llegada de la consellera ha defendido también el modelo lingüístico catalán.