Consagración del nuevo templo parroquial de San Pedro Bautista

Nuevo templo

Ya está todo listo para que mañana sábado 24 de septiembre abra sus puertas el nuevo templo parroquial del barrio de Las Hervencias. La parroquia de San Pedro Bautista ha concluido las obras que han permitido la construcción de una iglesia acogedora, que podrá recibir hasta 400 fieles en sus bancos, casi el doble de los que ahora siguen los actos litúrgicos en el salón parroquial habilitado como iglesia desde el año 2000, y que se había quedado pequeño con el tiempo. Se dará así servicio a un barrio extenso y una poblada parroquia, que cuenta actualmente con unos 7.000 fieles, principalmente familias jóvenes con niños. La Eucaristía de consagración del nuevo templo parroquial dará comienzo a las 12 horas, y estará presidida por el Obispo de Ávila, Monseñor Jesús García Burillo, acompañado del párroco de San Pedro Bautista, José Luis Retana.

 

Con una entrada distinta a la habitual (por la calle Profesor José López Aranguren), la nueva iglesia cuenta con una gran torre acabada en una cruz que podrá verse iluminada en las horas nocturnas. Destacan sus modernos ábsides, sus limpios techos de madera, las evocadoras vidrieras que inundan el templo de color a primera y última hora del día, así como iluminación led en las paredes laterales interiores. Nada más entrar, nos veremos sorprendidos por una enorme cruz luminosa en el centro, de la que pende un Cristo de 3 metros de altura, al que acompaña en el Presbiterio una hermosa talla de la Virgen con el Niño en brazos. Cuenta además con una capilla dedicada a San Pedro Bautista, donde se realizarán los bautizos de la parroquia; en ella se encuentra una imponente talla de madera de nogal macizo, obra de Elena González, que ha sido donada a la parroquia por la Cofradía de San Pedro Bautista, de la localidad abulense de San Esteban del Valle.

 

Una peculiaridad importante de la nueva iglesia es la total accesibilidad. Cuenta con bucle magnético para personas con problemas de audición, para que puedan seguir las celebraciones a través de su audífono. Además, toda la planta se encuentra al mismo nivel, con el fin de permitir el acceso de personas con movilidad reducida hasta el mismo altar, pudiendo participar, por ejemplo, como testigo en una boda o padrino de la misma sin ningún tipo de dificultad. Por último, el suelo cuenta con diferentes texturas para que las personas ciegas reconozcan las zonas de bancos, el pasillo central, o el altar.

 

Una pequeña capilla para el día a día (con capacidad para un centenar de personas) y un salón de usos múltiples en los bajos del edificio religioso completan las obras de una parroquia que mañana verá consagrado su nuevo templo.

 

Recuerdan desde la Diócesis (como ya se señaló al inicio de las obras) que la financiación de la construcción de esta iglesia ha sido posible gracias a las donaciones voluntarias tanto de fieles de la misma parroquia como de fieles abulenses en general, así como la colaboración de distintas instituciones de la diócesis (asociaciones, fundaciones, parroquias, colegios). De esta manera, se han evitado los préstamos bancarios, y no ha existido financiación de instituciones públicas.