Confirmado un caso de virus Zika en Ávila

El número de casos de virus Zika en Castilla y León se eleva a tres, todos ellos importados, según la última actualización de casos publicada este lunes por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.  Fuentes sanitarias han precisado que el último de los casos confirmados se localiza en Ávila y se suma a otros dos detectados en Valladolid y Salamanca.

En el conjunto del Estado, el departamento de Alfonso Alonso detalla un total de 23 casos, de los que ocho se localizan en Cataluña (incluidas las dos embarazadas), cinco en Madrid, tres en Castilla y León, dos en Aragón, dos en Asturias, uno en Andalucía, uno en Murcia y uno en Navarra.

 

Precisamente en esta actualización el Ministerio ha confirmado el segundo caso de virus Zika en España en una mujer embarazada, que se suma a otro ya registrado en Cataluña, y eleva a 23 el número de afectados por esta infección, todos ellos importados de alguno de los países afectados.

 

 Dada la epidemia por virus Zika que afecta a varios países de América Latina, Sanidad, las comunidades y el Instituto de Salud Carlos III han establecido una vigilancia de casos importados. La confirmación de la infección se realiza en el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III.

 

Además, la semana pasada el Ministerio y las comunidades acordaron en la Comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud (SNS) la aprobación de un protocolo de vigilancia epidemiológica del Zika y un plan de preparación y respuesta para éstas y otras enfermedades transmitidas por mosquitos.

 

Entre otras cuestiones, se recomienda a cualquier persona que haya estado en alguna zona en la que exista el virus posponer 28 días desde su regreso las relaciones sexuales sin protección con mujeres que estén embarazadas o tengan intención de serlo, para evitar un posible contagio a través del semen.

 

Asimismo, la estrategia también recomienda a estas personas procedentes de zonas afectadas aplazar también una posible donación de sangre durante 28 días. En ambos casos, tanto en el sexo como en las donaciones, las recomendaciones se ampliarían a seis meses en caso de que hubieran presentado sintomatología durante su estancia o a su regreso.