CONFAE ve incomprensible que Ávila se quede un año más fuera del mapa de las grandes infraestructuras

La organización empresarial abulense ha asegurado que todo apunta a que Ávila volverá a ser la gran sacrificada de los presupuestos Generales del Estado y de la Junta en 2015, lo que se deduce de la reunión mantenida entre el presidente de la Junta, el consejero y la ministra de Fomento. 

La Confederación Abulense de Empresarios (CONFAE) ha denunciado que "todo apunta a que Ávila volverá a ser la gran sacrificada de los presupuestos Generales del Estado y de la Junta en el año 2015", tal y como se deduce, señalan "de la reunión mantenida entre el presidente de la Junta, el consejero y la ministra de Fomento, de la que recientemente hemos conocido las grandes e importantes decisiones que ya están tomadas, ni más ni menos, que el reparto de las grandes infraestructuras que empezarán a ver la luz a partir del 2015".

 

Según apuntan desde la organización "todas las provincias, salvo Ávila, verán más pronto que tarde la llegada de la Alta Velocidad (Burgos,  Palencia, León, Soria, Zamora y Salamanca), por lo que si se tiene en cuenta que Valladolid y Segovia llevan años conectadas, sólo quedará una provincia desconectada: Ávila". Por ello, han comentado que "opinamos como el consejero Silván, que 2015 será un año histórico en lo que al ferrocarril se refiere pero por otros motivos", porque "finalmente, Ávila no existe ni para el Estado, ni para la Junta".

 

Desde CONFAE continúan señalando que "Ávila sigue arrastrando años de marginación presupuestaria con partidas que a lo sumo pueden sufragar los sempiternos estudios informativos, con anuncios y promesas que no se materializan bajo el pretexto de la austeridad.  Pues bien, tras el reparto de las infraestructuras que se acordaron ayer en el despacho del Ministerio de Fomento, y dada su envergadura y alcance, la verdad, no parecen estar condicionadas por el criterio de la restricción y austeridad presupuestaria, más bien, todo lo contrario; como tendremos ocasión de  comprobar cuando se conozca el borrador de los presupuestos del 2015 del Estado y de la Junta.

 

Sin duda, destacan "la mayoría de las provincias de la Comunidad de Castilla y León hoy puede estar de enhorabuena, no así la provincia de Ávila que, inexplicablemente, queda fuera del mapa de carreteras, autovías y ferrocarriles del Estado, lo que supone, un  nuevo obstáculo para el futuro económico y social de todos los abulenses; amén desde luego de una clara discriminación sin justificación alguna", y se cuestionan que "¿quién puede demostrar que estas medidas no son las que verdaderamente ordenan territorio y priorizan progreso?"

 

Aportand sus propios datos, desde CONFAE destacan que en los últimos años, "Ávila no ha recibido partidas idóneas para acometer los capítulos pendientes en sus infraestructuras como la conexión por autovía con la A-6 desde Adanero o Arévalo y continuación desde Ávila a Maqueda; la solución a  la muy deficiente comunicación ferroviaria con Madrid, Salamanca y Valladolid, e inexistente con Segovia, así como la deficiente conexión con "Largo Recorrido"; la conexión con la Alta Velocidad (lanzadera a Segovia); la conclusión de las obras del Palacio de los Águila para efectivamente acoger el proyecto relacionado con el Museo del Prado; y el acondicionamiento de la conexión Ávila – El Espinar, carretera de un carril en cada sentido con arcén de 1,50 /AV-500 / SG-500, que sería la solución para evitar los altos peajes; la conexión en la circunvalación de Ávila con la N-6 antes de llegar a San Rafael utilizando la plataforma actual con las obras necesarias para dotarla de una vía segura y rápida".

 

Desde la confederación abulense, finalizaron añadiendo que "año tras año somos el farolillo rojo de los presupuestos del Estado y de la Junta, como demuestra la evolución de las partidas presupuestarias en la provincia de Ávila", lo que supone que "es imposible que podamos competir como ciudad y como provincia en igualdad de condiciones", y así, "todos los esfuerzos que hacemos por nuestras empresas, por nuestros autónomos, por nuestros jóvenes y por nuestros ciudadanos en general, no sirven de nada, si nuestros representantes, los que tienen la responsabilidad y la capacidad de solucionar estos desequilibrios, no lo hacen".