Confae, preocupada por el desconcierto y la incertidumbre ante los últimos datos de la EPA

Juan Saborido.

Ávila sigue estando en los puestos de cabeza en los porcentajes de desempleo y en los últimos lugares en cuanto se refiere a inversiones y consignaciones presupuestarias del Estado y de la Junta de Castilla y León.

En la mañana de hoy se han dado a conocer los datos de la encuesta de población activa correspondiente al primer trimestre de 2016, que arrojan unas cifras con una evolución poco homogénea si tenemos en cuenta que, en el caso de Ávila, sube la población activa un 5,09% y en  un 4,66%, en términos intertrimestrales e interanuales respectivamente; en tanto que el número de ocupados baja un 2,44 % respecto del último trimestre de 2.015 y  varía un 3,33 % en la comparativa anual.

 

En cuanto a los desempleados, llama poderosamente la atención, salvo error, el elevadísimo incremento intertrimestral, 33,33 %, frente al 7,94 % interanual; todo ello conforme a las noticias extraídas de la Información Estadística de Castilla y León. 

 

A su vez, a nivel de Castilla y León y de España se produce un descenso en el número de activos; bajan los ocupados en valores intertrimestrales pero suben en el período anual  y, en cuanto a los parados, suben en los índices trimestrales pero bajan en la variación interanual un 10,44% en Castilla y León y un 12% en España, porcentajes desde luego muy relevantes. 

 

Con este cúmulo de cifras, lo que parece evidente es que se ha producido una desaceleración del empleo en el primer trimestre, muy acusada en el caso de la provincia de Ávila, que deberán corroborar las administraciones o entidades emisoras  de los informes por la alarma social que pueden crear datos tan preocupantes y, a priori, cuando menos confusos si tenemos en cuenta que, según el Ministerio de Empleo y Seguridad Social,  el paro repuntó en Ávila en el mes de enero en un 0,64% pero descendió durante febrero  (-2,68%) y marzo (-8,65%); -9,88 % en Castilla y León  y -8,02 %  en España en el mismo mes. Y si continuamos con los datos del Ministerio, se observa que la variación anual absoluta es en Ávila a 31 de marzo de -1.473 parados; por lo tanto, las informaciones parecen cuando menos discordantes.  

 

El Banco de España por su parte ha hecho un reciente análisis de la situación a nivel nacional, observando que se ha producido en los primeros meses de 2016 una ralentización de la contratación en el mes de marzo, si bien se reconoce cierto mantenimiento dinámico del consumo privado y un crecimiento de las importaciones de bienes de consumo y de las exportaciones que subieron un 4,1% interanual entre enero y febrero.

 

Ante esta diversidad de informaciones, CONFAE manifiesta su preocupación por el desconcierto y la incertidumbre que pueden suponer, y pone el acento eso sí en lo que es evidente, y es que la provincia de Ávila sigue estando en los puestos de cabeza en los porcentajes de desempleo un mes tras otro, y continúa estando un año tras otro también en los últimos lugares en cuanto se refiere a inversiones y consignaciones presupuestarias del Estado y de la Junta de Castilla y León, careciendo de las políticas, los direccionamientos, las localizaciones  y los incentivos  de los que sí gozan otras provincias de nuestra autonomía o de nuestro entorno para generar PIB y crecimiento económico,  asentando  industria y empleo.