CONFAE exige un cambio de tendencia en las políticas presupuestarias de Junta y Estado

La Confederación Abulense de Empresarios ha lamentado que los datos de desempleo de noviembre dejen a Ávila liderando las tasa más altas de crecimiento del paro en el ámbito de Castilla y León, con un 1,60% más de desempleados respecto del pasado mes de octubre, en tanto que a nivel nacional el porcentaje llega a un 0,65% más de parados.

Los empresarios señalan que distintos comportamientos han registrado otros parámetros económico-laborales como el número de contratos formalizados en Castilla y León (- 24,66% sobre octubre de 2015 y + 18,15% sobre noviembre de 2014), y en España (- 8,85% sobre octubre de 2015 y + 15,84% sobre noviembre de 2014), o la evolución de las afiliaciones a la seguridad social, que bajan en Castilla y León en términos intermensuales (- 0,85%) y suben en porcentajes interanuales (+ 3,16%); siendo sendas evoluciones en el caso de España positivas, puesto que crecen netamente las afiliaciones sobre octubre de 2015 y sobre noviembre de 2014.

 

Tras este baile de números, desde CONFAE recuerdan que "estamos en Ávila y que nuestra provincia no levanta cabeza a la hora de combatir el desempleo; percibimos la salida de la crisis muy poco a poco".

 

Los empresarios argumentan que "nuestras carencias de estructura industrial, que direccionan los poderes públicos y que son capaces de crear empleo, siguen siendo notorias; y nos suenan lejanamente, como si de otro país se tratara, noticias que aparecen en los medios como las que se refieren al crecimiento de la economía española al mayor ritmo anual desde el inicio de la crisis, o que el PIB español experimenta un crecimiento del 3,4% gracias entre otros factores al consumo de los hogares y las exportaciones, etc.; y ello mientras repunta la deuda pública o cae el gasto en I+D por cuarto año consecutivo al retroceder la inversión privada".

 

La Confederación considera que "es tiempo ya de que la Junta y el Estado, responsables de primer orden de las ínfimas consignaciones presupuestarias que destinan a Ávila un año tras otro, cambien de tendencia y sean conscientes de que de la crisis no se sale de manera solvente y contenida por un nuevo efecto arrastre de la economía española; más bien es preciso superar primero los déficits acumulados que sufrimos en infraestructuras, en inversiones, y en políticas para generar un tejido empresarial con capacidad para tirar de la economía y el empleo, en los mismos niveles en que ocurre en otras provincias 'privilegiadas'".