CONFAE: "El seguimiento ha sido sensiblemente inferior al que ejerció este derecho en marzo de 2012 o en septiembre de 2010"

Manifiesta que "la conclusión general a la que podemos llegar, ya avanzada la tarde del día 14, no es otra que el contexto de normalidad que ha imperado en la gran mayoría de las empresas"
La Confederación Abulense de Empresarios ha estado muy pendiente, a lo largo de toda la jornada, de los avatares que, en torno a la huelga, habrían de afrontar las empresas, a las que se ha remitido información en los días pasados sobre las peculiaridades legales, deberes y prerrogativas en que pudieran haberse visto afectadas en función de la legislación vigente; considerando en todo caso aconsejable no desarrollar pactos con los representantes de los trabajadores que hubieran propiciado la ausencia del trabajo mediante la compensación por la no presencia en el mismo por días de vacaciones u otras fórmulas de modificación del cumplimiento de la jornada.

 La conclusión general a la que podemos llegar, ya avanzada la tarde del día 14, no es otra que el contexto de normalidad que ha imperado en la gran mayoría de las empresas, debido tanto a la profesionalidad que han mostrado las fuerzas del orden público para garantizar los derechos al trabajo de las personas y la protección preventiva de bienes e instalaciones; como al comportamiento respetuoso que, con carácter general, han mostrado los sindicatos convocantes. En cuanto al seguimiento de la huelga, se ha constatado que en Ávila se ha registrado una evolución similar a la registrada en toda España, habiendo sido secundada por un número de personas sensiblemente inferior al que ejerció este derecho en marzo de 2012 o en septiembre de 2010.

Y es que la repentina frecuencia de estas convocatorias, unida a la delicada situación de nuestra economía, están haciendo reflexionar a la sociedad española sobre la inoportunidad de que se siga acudiendo a la huelga cuando ésta es claramente lesiva para los intereses de nuestros empresarios y trabajadores, y desde luego para la imagen internacional de un país como el nuestro que debe avanzar inequívoca y decididamente hacia la recuperación, creando confianza, certidumbres, capacidad productiva, competitividad y, a resultas de todo ello, empleo.

Por contra, estas movilizaciones, teñidas en su caso de cierto absentismo laboral casi forzoso, no exento de connotaciones políticas, perjudican principalmente al tejido empresarial, principal generador de empleo, y empujan a los trabajadores a un callejón sin salida frente a las decisiones que, sin alternativa viable, han tenido que adoptar los poderes públicos democráticamente elegidos para salir de la crisis, por impopulares y duras que sean las medidas, y recuperar actividad económica y empleo. Ante este estado de cosas, CONFAE se une a los llamamientos que se hacen desde CEOE y CEPYME a las organizaciones sindicales, para que se recuperen la serenidad, la moderación constructiva y la capacidad negociadora en el marco de las relaciones laborales, trabajando conjuntamente en la búsqueda de soluciones consensuadas, imaginativas y realizables, basadas en el diálogo y enfocadas decididamente a la superación de la crisis económica.