Condenan a 17 años de cárcel al acusado que mató el pasado año a su pareja tras asestarle 68 puñaladas

Antonio F.E.,(Cartagena)
La magistrada-presidente del Jurado Popular, María Jover, ha condenado a una pena de 17 años de cárcel a Antonio F.E., al considerar que es autor del delito de asesinato con ensañamiento, con la agravante de parentesco, de su pareja sentimental, a la que quitó la vida tras asestarle 68 puñaladas en el domicilio que compartían en Los Belones (Cartagena).
MURCIA, 31 (EUROPA PRESS)

La magistrada-presidente del Jurado Popular, María Jover, ha condenado a una pena de 17 años de cárcel a Antonio F.E., al considerar que es autor del delito de asesinato con ensañamiento, con la agravante de parentesco, de su pareja sentimental, a la que quitó la vida tras asestarle 68 puñaladas en el domicilio que compartían en Los Belones (Cartagena).

Asimismo, la juez impone que el procesado deberá indemnizar a la hija de la fallecida, menor de edad, en la cantidad de 180.000 euros, con la prohibición de comunicación a ella, su domicilio o lugares públicos o privados frecuentados por la menor y centros de trabajo en una distancia no inferior a 300 metros.

La juez ha dictado esta sentencia tras la emisión del veredicto del jurado popular, que lo consideró culpable del delito de asesinato por unanimidad.

Considera probado, según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, que el acusado nunca agredió a su pareja, con la que estuvo nueve años, pero advierte de la "violencia verbal" a la que fue sometida con frecuencia.

Además de las más de 68 puñaladas que propinó a la víctima y que fueron producidas en vida y en un intervalo corto de tiempo "con el propósito de causar un dolor y un sufrimiento innecesario", advierte que el procesado "realizó estos hechos en un estado exacerbado y colérico que le afectó al control de sus impulsos".

La sentencia recoge que hubo ensañamiento, un extremo que se deduce en virtud de la prueba pericial de los médicos forenses y del informe de autopsia, en el que se ponía de relieve que la víctima "recibió numerosas puñaladas, muchas de ellas mortales, pero que la muerte no se produjo de manera inmediata".

Y que las facultades mentales de Antonio en el momento de los hechos "se hallaban plenamente conservadas, hasta el extremo de ser capaz de comprender y decidir sus actos", según apreció el Jurado Popular en el veredicto que emitió.