Condenados a la horca los responsables de violar y matar a una joven india

El caso desató un clamor popular por el endurecimiento de las leyes antiviolación en el país. "La conciencia de la nación se ha visto sacudida", indicó el tribunal en su veredicto.

Los cuatro responsables de la violación y asesinato de una joven estudiante en Nueva Delhi el pasado mes de diciembre han sido condenados este viernes a morir en la horca, según ha informado la cadena india NDTV.

 

El responsable de dictar sentencia ha sido el juez Yogesh Jana, quien a principios de semana halló culpables a los cuatro hombres y este viernes ha rechazado las peticiones de la defensa para rebajar su sentencia. El caso desató un clamor popular por el endurecimiento de las leyes antiviolación en el país. "La conciencia de la nación se ha visto sacudida", indicó el tribunal en su veredicto.

 

Una de las primeras reacciones ha sido la del abogado defensor, AP Singh, quien ha denunciado que la sentencia se ha visto condicionada por presiones políticas y ha anunciado que apelará ante el Tribunal Supremo.

 

Previamente, el fiscal del caso, Dayan Krishnan, había solicitado la pena de muerte para los cuatro condenados por considerar que la "extrema brutalidad" del crimen justifica el ahorcamiento de los culpables.

 

Los cuatro convictos son el limpiador del autobús Akshay Kumar Singh, el profesor de gimnasia Vinay Sharma, el vendedor de fruta Pawan Gupta y el desempleado Mukesh Singh. Un quinto acusado se ahorcó en su celda antes de escuchar la sentencia. El sexto es un menor que ya ha ingresado en un correccional.

 

La joven, de 23 años y estudiante de Fisioterapia, viajaba con un amigo en un autobús de Nueva Delhi la noche del 16 de diciembre. Un grupo de hombres les asaltó y lanzó al acompañante al fondo del autobús después de golpearle con la misma barra de acero que después utilizaron para abusar de la joven.

 

Durante diez días, la joven estuvo ingresada en el hospital de Delhi, mientras miles de personas se manifestaban en las calles de India pidiendo a la Justicia que actuase contra los agresores sexuales.

 

La estudiante pudo testificar antes de ser trasladada al hospital de Singapur tras empeorar su situación. Allí murió, tres días después de ser trasladada.