Concha Velasco... ¿la nueva madre de Torrente?

La actriz, que acaba de cumplir 75 año ha tenido un regalo más que estupendo, volver al teatro con la obra Olivia y Eugenio.

 

"TODOS LOS ÉXITOS QUE HE TENIDO LOS HE TENIDO QUE PAGAR CON ALGO TREMENDO"

 

CH: Cuando dijiste que querías ser artista, ¿Soñabas en algún momento con llegar a todo esto?
 

CV: Todos los que nos queremos dedicar a una profesión artística soñamos con que nos den este premio. Que el sueño se convierta en realidad eso es lo peligroso, soñaba con actuar en Mérida y con hacer Hécuba y cuando me vi en Mérida haciendo el párrafo con el que me dio el primer dolor vi que tenía que pagar la factura del éxito. Huyo de pagar la factura, cuando un sueño se convierte en realidad te tiene que pasar factura, ese es mi único miedo en la vida. Que todos los éxitos que he tenido los he tenido que pagar con algo tremendo.

Pese a que ha sido un año difícil para Concha Velasco desde que le descubrieron un linfoma el pasado mes de abril, la actriz despide el 2014 trabajando y con un nuevo premio bajo el brazo.

  

La actriz, que acaba de cumplir setenta y cinco años, ha tenido un regalo más que estupendo, volver al teatro con la obra Olivia y Eugenio. Además no se peude quejar de premios, pues este 2014 lo cierra además con el Premio de Cultura en la categoría de teatro otogrado por la Comunidad de Madrid bajo el brazo.

  

Un premio del que ella misma ha confesado que "es un premio muy importante" por los que lo reciben. "Es un premio que no tiene tanta difusión popular como pueden tener los Goya, pero es un premio muy serio y muy importante para la cultura", explicaba la veterana actriz. Incluso pensó en un principio que podría tratarse de una broma telefónica.

  

Recuperada y estupenda de salud, Concha Velasco no quiere que se vuelva a repetir lo vivido hace medio año, por ello ha decido bajar el ritmo de trabajo y dedicar más tiempo a disfrutar de la vida y de la compañía de los suyos, en especial de su nieto Samuel, el niño de sus ojos.

 

 

CONCHA VELASCO: "QUIERO HABLAR DEL PRESENTE Y DEL FUTURO"

 

CHANCE (CH): ¿Qué balance haces de este último año?


CONCHA VELASCO (CV): Ha sido un año muy importante pero no quiero hablar del pasado, sino del presente y del futuro. La carrera profesional que tengo es estupenda, el colofón de Hécuba me costó una enfermedad pero ahora estoy bien y trabajando.

 

CH: ¿Cómo vas a pasar las navidades?

CV: En el teatro, trabajo desde que tenía diez años. No estoy aquí por casualidad, empecé siendo bailarina de ballet clásico. Siempre he pasado mi cumpleaños y las navidades en un escenario, siempre he brindado con los espectadores por el año siguiente y siempre he despedido con los espectadores el año pasado.

 

CH: ¿Qué le pides al próximo año?

CV: No pido nunca nada, doy las gracias. No soy muy pedigüeña, soy más bien una persona agradecida a la vida y al público que me ha permitido mantener a mi familia durante muchos años y estar en primera línea como actriz. Doy las gracias, pedir nada.

 

SOBRE TORRENTE: "QUIERO SER SU MADRE, SE LO HE PEDIDO SIEMPRE (A SANTIAGO SEGURA)"

 

CH: Santiago Segura dice que en "Torrente" harías mejor de su hermana que de su madre...

 

CV: Quiero ser su madre, se lo he pedido siempre. En persona soy así, pero después soy el personaje que me pongan. Hago personajes que no tienen nada que ver conmigo. Ahora soy Conchita, la madre de Paquito y de Manuel y la abuela de Samuel, pero en escena soy todo lo que haga falta.

 

CH: ¿Qué nos puedes decir sobre tu libro?
 

CV: Es anecdótico, no es un libro de memorias. Nunca he escrito un libro de memorias, es un libro que se empezó al dictado contando cosas anecdóticas. No he escrito mis memorias ni creo que las escriba nunca porque lo que quiero es que me recuerden mis hijos y que vayan a verme al cementerio igual que yo voy a ver a mis padres. El libro tiene una parte muy divertida y entretenida, fue antes de ponerme enferma, después hay una segunda parte más triste con la que no me siento tan identificada porque estaba tan malita que no me daba cuenta de lo que estaba diciendo.

 

CH: Hace poco decías que querías tomarte la vida con otra actitud y disfrutar más, ¿Lo estás consiguiendo?
 

CV: Tengo poco tiempo y después tengo una reunión con Jesús Simarro, mi empresario. Creo que me estoy pasando y estoy trabajando demasiado otra vez. No estoy mal de salud, me han dado el alta y tengo que vigilarme cada tres meses, pero necesito un poquito de tiempo. Vamos a replantear el futuro, hasta enero estaré en el teatro todos los días con "Olivia y Eugenio", pero a partir de enero creo que tendré que doblar una función y descansar un día a la semana.

 

"LAS ACTRICES MAYORES NO TENEMOS PORQUÉ JUBILARNOS, NO ES JUSTO NI NECESARIO"

 

CH: Retirarte del todo no...
CV: ¿Por qué? ¿Quién haría entonces los papeles de señora mayor como los hago yo? En mi profesión uno lo puede dejar cuando quiera o cuando pueda, pero no es necesario dejarlo, sino a ver quién hace los papeles de señora mayor. Las actrices mayores no tenemos porqué jubilarnos, no es justo ni necesario.

 

CH: ¿Te tomarás un descanso?
 

CV: No, pero he empezado a trabajar todos los días y creo que tengo que volver a tener algo de descanso ya que yo fui la que propicié que tuviésemos un día de descanso a la semana los del mundo del espectáculo. Debería cumplirlo y tener un día de descanso porque no lo tengo.

 

CH: ¿Te exiges demasiado a ti misma?
 

CV: Las cosas han venido así y hay que dar el parón. He decidido reunirme con mi productor y darme un día de descanso. Necesito un día para ir al cine, al teatro y poder ver a mis compañeros. Voy a pedir un día de descanso semanal.

 

CH: Acabas de cumplir 75 años siendo una actriz reconocida, ¿cómo te sientes?
 

CV: Estoy feliz y encantada. A veces me dicen que tengo respuestas tristes y que lloro mucho, pero yo lloro por mí no lloro porque me sienta triste o defraudada, sino porque me han pasado cosas tan buenas que se me saltan las lágrimas. Cada vez que veo un vídeo y veo una carrera maravillosa y todo el reconocimiento del público y de la crítica me emociona. No me pueden pasar más cosas de las que me han pasado, a los dieciocho años era protagonista y a los veinte me dieron los primeros premios importantes. No hay una mujer actriz en España más reconocida que yo.