Completar la unión bancaria es "clave" para restaurar el crédito, según Funcas

La Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) entiende que completar la unión bancaria es "clave" para reducir la fragmentación de los mercados y restaurar el crédito normal en la economía y advierte de que los riegos que esta fragmentación plantea en términos de estabilidad financiera "deben ser considerados".



MADRID, 22 (EUROPA PRESS)



En el artículo 'La unión bancaria europea desde la perspectiva española: mitos y realidades', los expertos Santiago Carbó y Francisco Rodríguez señalan que la unión bancaria "fue originalmente diseñada como un instrumento de prevención de crisis" pero señalan que los progresos en su implementación "son todavía limitados".

"El proyecto europeo de la unión bancaria ha tenido un progreso limitado. Es cierto que hay un 'trade-off' entre la calidad y el tiempo de implementación de la unión bancaria. Sin embargo, las resoluciones y los acuerdos recientes han demostrado que no son lo suficientemente ambiciosos ni en tiempo ni en progresos", subrayan.

A renglón seguido, especifican que la principal "debilidad" se refiere al Mecanismo Único de Resolución, ya que "los acuerdos actuales representan un marco muy descentralizado y con recursos cuantitativos demasiado limitados".

Los autores indican que la unión bancaria podía beneficiar a toda la eurozona pero, a corto plazo, "es necesario entender que el proyecto en sí mismo tiene valor como instrumento de señalización". En este sentido, mantienen que si las propuestas son fuertes y creíbles, los mercados verán la eurozona como un proyecto consolidado.

No obstante, subrayan que si son débiles, la fragmentación continuará como un problema fundamental para el euro. "La consideración de que la unión bancaria es solo útil para los sectores bancarios con problemas es un mito y la realidad es que el beneficio de esta unión es para toda la eurozona en su conjunto", añaden.

FRAGMENTACIÓN DE LOS MERCADOS

Carbó y Rodríguez concluyen en su artículo que las políticas gubernamentales en la UE contribuyen a la fragmentación de los mercados y basan su afirmación en el hecho de que las garantías implícitas pueden ser "dos o tres veces mayores en países como Austria o Alemania, que en España, Italia o Portugal".

También señalan que teniendo en cuenta los últimos acuerdos a escala europea puede concluirse que "el camino no solo va a ser demasiado largo, sino también muy sinuoso". "Lo mejor que puede esperarse es llegar a un marco de resolución único y que las herramientas necesarias para el bail-in, los rescates bancarios, los esquemas de depósitos y los mecanismos de prevención estén listo entre 2018 y 2020", avanzan.

Sin embargo, ponen de manifiesto que el problema no será solo el tiempo, sino el alcance "limitado y la falta de compromiso con el proyecto". Además, añaden que los condicionantes políticos, financieros y económicos en torno a la unión bancaria "sugieren que la fragmentación financiera en Europa no es una tendencia, sino consecuencia de una estructura financiera débil y demasiado descentralizada".