¿Cómo saber si tu hijo es superdotado?

Detectar si tenemos un niño superdotado o con una alta capacidad es el primer paso para trazar una línea de actuación tanto en casa como en el colegio para que su desarrollo sea el adecuado.

Los niños superdotados combinan un alto nivel de recursos intelectuales, una gran capacidad de comprensión, análisis y memorización, junto con una sensibilidad, emotividad y receptividad afectiva que siempre van entrelazadas. Así, los niños superdotados o de altas capacidades, que son vistos por la sociedad como afortunados, se convierten a veces en un problema para los padres, que no saben cómo tratarles.

 

HERRAMIENTAS PARA SABER SI TU HIJO ES SUPERDOTADO

 

Detectar si tenemos un niño superdotado o con una alta capacidad es el primer paso para trazar una línea de actuación tanto en casa como en el colegio para que su desarrollo sea el adecuado y su alta capacidad no suponga un problema ni para él mismo ni para su familia.

 

Una evaluación completa para determinar si el niño es superdotado consta de dos partes: una evaluación intelectual, que permite aproximarse a la inteligencia y a los recursos cognitivos disponibles, y una exploración de la personalidad, para comprender la organización afectiva y apreciar el equilibrio psicológico de esa persona. Lo único que hay que tener en cuenta cuando se aplican estos test es que antes de los seis años no se puede diagnosticar a un superdotado, por lo tanto, hasta entonces, los test no son fiables. Algunos de estos test son:

 

1.  Test para la inteligencia y el funcionamiento intelectual. Realizar estos test es una manera de poner a prueba las capacidades de los niños en determinados campos y hacerse una idea de lo que es capaz de conseguir, resolver y comprender. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los resultados no pueden confundirse nunca con un diagnóstico.

 

-  El WAIS (Wechsler Adult Intelligence Scale).
-  Las matrices de Cattel.
-  La figura de Rey o el D48.

 

2.  Test para el análisis de la personalidad. Para analizar la personalidad del niño superdotado o con alta capacidad, los test más efectivos son los denominados proyectivos, que se encargan de proyectar una parte de la personalidad a través de las imágenes propuestas:

 

-  Test de Rorschach: conocido como el test de las manchas de tinta. Este test nos indica el funcionamiento psicoactivo y nos descubre la existencia de determinadas fragilidades psicológicas.

 

-  Test Z: este test desarrollado por Zulliger es una versión más corta, que sigue los mismos criterios que el anterior, y proporciona también una serie de interpretaciones útiles para un posterior diagnóstico.

 

CONVICENCIA CON UN NIÑO SUPERDOTADO

                                                  

Existen una serie de comportamientos que los niños superdotados repiten una y otra vez en casa y que hacen que los padres deban poner toda su atención para lograr educarles correctamente:

 

-  Preguntas frecuentes. Los niños superdotados estarán continuamente proponiéndoles preguntas a sus padres y poniendo en duda todo aquello que les rodea. Así, estos niños estarán continuamente discutiendo, argumentando y pidiendo a sus padres explicaciones complejas que colmen su curiosidad.

 

-  Detector de límites. Es normal que los padres, al principio, se sientan desbordados cuando tienen hijos superdotados. En muchas ocasiones, estos hijos son capaces de detectar dónde están los límites que establecen sus padres y de llevarles más allá de estos límites, dejando a los padres sin herramientas para, por ejemplo, establecer normas o imponer castigos.

 

-  Inquietud. En algunas ocasiones, cuando un niño superdotado experimenta dificultades en su familia: una separación, una enfermedad o una situación económica complicada, captará con suma facilidad esas dificultades y además, vivirá con un realismo e  inquietud (mayor que en cualquier otro niño) esa situación.

 

¿CÓMO ACTUAR?

 

- El hijo superdotado. El primer paso es explicarle al niño que es superdotado teniendo en cuenta, ante todo, que es un niño. Es el momento de transmitirle confianza para que crea en sí mismo, sin embargo, habrá que recordarle que esta condición no supone ser necesariamente mejor que los demás niños.

 

-  Los padres del niño superdotado. En algunos casos, los padres de niños superdotados esperan más de lo que los niños pueden dar. Normalmente, los niños de altas capacidades son niños muy sensibles que, por lo general, dudan de sí mismos y necesitan que alguien refuerce su confianza a través de la gratificación. En este sentido, hay que recordar que, el hecho de que sean niños de altas capacidades no es sinónimo de que no necesiten ayuda: educarles y enseñarles requerirá un esfuerzo constante por parte de los padres.

 

-  Los profesores del niño superdotado. El centro educativo tiene que tener en cuenta que un niño superdotado, en algunas ocasiones, debe saltarse algún curso, no para acabar antes la etapa escolar, sino para adecuar su nivel de inteligencia a unos objetivos acordes, con unos aprendizajes más complejos. Es la mejor medida para evitar el aburrimiento y los consiguientes problemas de actitud o desinterés.