Cómo evitar que el senderismo se convierta en una 'penitencia'

El calzado debe tener una suela gruesa y antideslizante y el calcetín debe ir ajustado al pie, ser transpirable y, en la medida de lo posible, carecer de costuras. 

El Colegio de Podólogos de Galicia recomienda prestar "especial atención" a los pies a la hora de hacer senderismo para evitar que esta práctica se convierta en una "penitencia" en esta Semana Santa.

 

Estos profesionales explican que el calzado es uno de los elementos principales de la equipación para hacer senderismo porque "protege correctamente" los pies que se verán sometidos a terrenos abruptos, donde es necesario, según resaltan los podólogos, "extremar las precauciones". De esta forma, indican que el calzado de montaña deberá contar con una suela gruesa y antideslizante, con dibujo profundoque se agarre al terreno.

 

A la hora de escoger el calzado de montaña, los podólogos gallegos indican que "es mejor" optar por un estilo bota, que protegen más los tobillos ante posibles torceduras. Además, aconsejan estrenar los zapatos antes de iniciar las rutas de senderismo. "Se pueden usar en la ciudad o durante alguna salida corta para que los pies se vayan amoldando y no se produzcan llagas o dolor", según destaca el portavoz de la entidad colegial, Borja Pérez.

 

Además, para hacer senderismo los podólogos indican que "es fundamental" usar unos calcetines ajustados al pie, para evitar rozaduras o ampollas. También señalan que deben ser calcetines fabricados con materiales que eviten la sudoración excesiva de los pies (fibras sintéticas) y, en la medida de lo posible, que no tengan costuras.

 

También, antes de iniciarse en el senderismo, indican que "es conveniente" acudir al podólogo para analizar "de forma minuciosa" los pies y entender su funcionamiento en relación con el resto del aparato locomotor. "Si hay una patología, se tratará cada caso individualmente y se orientará al deportista sobre la ruta terapéutica a seguir", señalan los expertos.

 

ESTUDIO 

 

"Es importante realizar un estudio biomecánico previo insistiendo en un análisis detallado de la marcha, para observar si es normal o presenta algunas alteraciones susceptibles de modificarse o compensarse", manifiesta Borja Pérez, que añade que, en el caso de no corregirse, pueden derivarse en determinadas lesiones.

 

Así, el Colexio de Podólogos de Galicia afirma que determinadas alteraciones estructurales del aparato locomotor, en concreto en los pies, "pueden modificar de forma anómala la pisada, por lo que se hace necesario en ocasiones el uso de prótesis plantares para compensar estas anomalías".