Comienzan las obras del nuevo Archivo Diocesano de Ávila

Este martes ha tenido lugar la firma del acta de replanteo de las obras, que se prolongarán durante los próximos 12 meses. El Obispo ha aprovechado para pedir al Ministerio la cesión de la 'Biblia de Ávila'.

Este martes se ha puesto la primera piedra del nuevo Archivo Diocesano de la ciudad de Ávila, infraestructura que se levantará en los terrenos del Seminario Diocesano, en la Avenida de la Inmaculada, y que tiene por objetivo solucionar el problema de espacio de almacenaje del servicio actual, así como mejorar las condiciones de conservación de los archivos.

 

Según ha explicado el arquitecto, Luis Carlos García Palomo, se trata de un edificio de una sola planta que ocupará una extensión de 1.200 metros cuadrados, de los que 600 estarán dedicados al archivo y el espacio restante se destinará a la investigación y el tratamiento de material.

 

Las obras se prolongarán por espacio de doce meses, tendrán un coste de 1,5 millones de euros -con los que se sufragará el edificio principal, urbanización y entorno- y se realizarán con "materiales dignos pero sin sobredimensionar el coste".

 

El director del Archivo Diocesano, José Antonio Calvo, ha destacado la importancia de esta infraestructura "que permitirá a la Iglesia continuar con toda su labor histórica de conservar la memoria de la humanidad", destacando además que esta iniciativa se llevará a cabo "en una tierra en la que la memoria de la Iglesia se identifica plenamente con la memoria del pueblo".

 

Por su parte el Obispo de Ávila, Jesús García Burillo, tras impartir su bendición a las obras, ha asegurado que se trata de "un pequeño regalo de Navidad" y ha aprovechado para pedir "un rasgo de generosidad" al Ministerio de Cultura para que devuelva a Ávila, y a estas instalaciones, la 'Biblia de Ávila' que se encuentra en el Archivo Nacional fruto de un expolio en 1869.

 

El Archivo Diocesano de Ávila alberga en la actualidad, según ha explicado su director, documentos fechados desde el siglo XII, aunque la mayoría son del s. XVI en adelante, a raiz de las disposiciones del Concilio de Trento.