Combinar alcohol y bebidas energéticas aumenta los riesgos de la ebriedad

Además, si se da el caso de que las bebidas energéticas aumentan las borracheras, su popularidad podría agravar los daños relacionados con el alcohol en los jóvenes.

La combinación alcohol y bebidas energéticas (A+ED, por sus siglas en inglés) incrementa el deseo de beber alcohol en relación con el consumo de alcohol por sí solo, según concluye una nueva investigación cuyos resultados se publican en 'Alcoholism: Clinical & Experimental Research'. Los participantes del estudio que bebían esa mezcla también tenían puntuaciones significativamente más altas en el gusto por el cóctel y más ganas de beber más de lo mismo que los que ingerían sólo alcohol.

 

"Una serie de estudios transversales muestran que los adultos jóvenes que mezclan alcohol con bebidas energéticas (A + ED) tienen niveles más altos de consumo de alcohol que sus pares que no mezclan el alcohol con bebidas energizantes, y algunos estudios sugieren que esta práctica aumenta el riesgo de consumo excesivo de alcohol", explica Rebecca McKetin, becaria en el Centro para la Investigación sobre Envejecimiento, Salud y Bienestar de la Universidad Nacional Australiana.

 

"Sin embargo, puede suceder que las personas que beben más a menudo sean más propensas a beber A + ED, entre otras cosas. Si se da el caso de que las bebidas energéticas aumentan las borracheras, la popularidad de A + ED podría agravar los daños relacionados con el alcohol en los jóvenes, en particular los daños relacionados con la intoxicación, como los accidentes de tráfico y las lesiones por peleas o caídas", añade McKetin, también autora de este estudio.

 

"Si tenemos en cuenta que la investigación ha mostrado tasas de consumo mucho más altas en las personas que asisten a lugares con licencia, este estudio sugiere la necesidad de que nuestros responsables políticos tomen en serio abordar este tema", añade Peter G. Miller, profesor asociado de Psicología en la Universidad de Deakin, en Australia.

 

Los autores del estudio asignaron a 75 participantes (46 mujeres y 29 hombres) de edades comprendidas entre 18 y 30 años a consumir solo alcohol o A+ED. Los participantes recibieron un cóctel que contiene 60 ml de vodka y la bebida energética 'Red Bull Silver Edition' (36) o 60 ml de vodka con agua de soda (39) y ambos cócteles también contenían 200 ml de una bebida de frutas.

 

"Encontramos que cuando la gente bebe A + ED tienen un mayor deseo de seguir bebiendo que si bebían alcohol por sí solo", resume McKetin. A ello, Miller agrega que una mayor necesidad de beber tiene implicaciones importantes, sobre todo, cuando se piensa en la naturaleza de episodios de consumo. "A medida que las personas se intoxican, incluso a niveles bajos, muestran menos inhibiciones y son propensos a beber más en un ciclo de mayor intoxicación", argumenta.

 

Así, advierte de que cuanto más borracho se está, hay más probabilidades de sufrir una lesión, ser víctima o iniciar una pelea, o incluso que te tengan que llevar a casa en estado de ebriedad, además de tomar malas decisiones sobre las personas con las que te relacionas o ciertos comportamientos sexuales.