Colombia no quiere desaprovechar la baja de Luis Suárez

El conjunto 'cafetero', a gran nivel en la fase de grupos, busca cerrar el paso de los 'celestes', que regresan a Maracaná 64 años después

 

POSIBLES ALINEACIONES

COLOMBIA: Ospina; Zapata, Yepes, Zúñiga, Armero; Carlos Sánchez, Aguilar, Cuadrado, James Rodríguez; Ibarbo y Teo Gutiérrez.

URUGUAY: Muslera; Cáceres, Lugano, Godín, Maxi Pereira; Álvaro González, Arévalo Ríos, Cristian Rodríguez, Lodeiro; Forlán y Cavani.

ÁRBITRO: Bjorn Kuipers (NED).

ESTADIO: Maracaná (Río de Janeiro).

HORA: 22.00/GolT.

Colombia y Uruguay protagonizarán este sábado (22.00 horas/GolT) en los octavos de final un duelo entre dos de las selecciones que esperan convertirse en la revelación de este Mundial y confirmarse como la tercera fuerza sudamericana en Brasil, tras la anfitriona y Argentina, un duelo marcado por la ausencia de Luis Suárez, que no podrá retar al poderío 'cafetero' liderado por un inspirado James Rodríguez.

El combinado colombiano llega a la cita repleto de moral. Con tres claras victorias en la fase de grupos, la escuadra 'cafetera' ha conseguido pasar de la primera ronda por primera vez desde 1990 y, además, con pleno de puntos, algo que no había conseguido nunca.

Además, las sensaciones que desprende el equipo dirigido por José Ernesto Pékerman son inmejorables. Con una defensa sólida, su juego de ataque es letal para sus rivales, como demuestran sus datos goleadores: nueve goles en tres encuentros y todo ello pese a que no puede contar con Radamel Falcao.

Así, la combinación de jugadores de la talla de Ibarbo, Cuadrado, Teo Gutiérrez o Jackson Martínez, acompañados por un James Rodríguez que se está llevando todos los elogios en la cita mundialista gracias a sus buenas actuaciones y a sus tres goles, ha colocado a Colombia como una de las candidatas a completar un gran papel en Brasil.

Tal es la euforia en el combinado colombiano que, en el último choque ante Japón, Pékerman dio la oportunidad al guardameta Faryd Mondragón de disputar los últimos minutos del partido para convertirse, con 43 años y tres días, en el jugador más mayor en participar en la historia de la Copa del Mundo, lo que ejemplifica la felicidad que vive el equipo. La papeleta para el seleccionador será el de decidir su delantera ya que Jackson Martínez, suplente, pero titular con dos goles ante Japón, ha demostrado ser una opción seria.

Por lo tanto, los 'cafeteros' afrontan ahora una cita clave para continuar soñando con las grandes aspiraciones a las que ya opositan ante un rival poco halagüeño para sus intereses, según las estadísticas. Colombia se ha visto las caras en 38 ocasiones con Uruguay, con un total de 18 derrotas, 9 empates y sólo 11 victorias. De hecho, el último enfrentamiento, el pasado 10 de septiembre de 2013 en Montevideo, se saldó con triunfo 'celeste' por 2-0.

URUGUAY QUIERE SOBREVIVIR SIN SU ESTRELLA

Aferrándose a estos números se encuentra el equipo uruguayo, que llega al trascendental partido de octavos de final tras recibir la pésima noticia de la sanción de su estrella en ataque Luis Suárez. El delantero ha sido expulsado del Mundial y estará sancionado cuatro meses, además de no poder jugar los próximos nueve encuentros de la selección, después de morder al defensa italiano Giorgio Chiellini el pasado martes.

Sin embargo, con un balance de dos triunfos y sólo una derrota ante la sorprendente Costa Rica en un grupo compartido con rivales como Italia o Inglaterra, y tras el gol de Godín en los últimos minutos del duelo ante la 'Azzurra' que le dio el pase, Uruguay quiere hacerse respetar y repetir una actuación sobresaliente como la que completó en Sudáfrica 2010, cuando alcanzó las semifinales.

Así, el seleccionador Óscar Tabárez confiará en el bloque ordenado y rocoso que le permitió dejar fuera a dos campeones del mundo en el Grupo D, aunque con la sustitución obligada de Luis Suárez, que podría dejar su puesto de ataque junto a Edinson Cavani para el delantero Diego Forlán, quien se encuentra en el tramo final de su carrera pero que siempre supone un peligro para las zagas rivales y que puede dar al equipo su veteranía y su buen toque a balón parado, donde los 'charrúas' llevan siempre peligro.

Además, el escenario es idílico para el combinado 'celeste', toda vez que se jugará el pase a cuartos de final en el estadio de Maracaná, donde la última vez que saltó al césped fue en la final del Mundial 1950, que acabó ganando ante la anfitriona Brasil por 2-1 y certificando el 'Maracanazo'.