Colombia firma el pleno

Un doblete de Jackson Martínez tumba a Japón y confirma el primer puesto.

 

FICHA TÉCNICA

 

COLOMBIA: Ospina (Mondragón, min.85); Arias, Armero, Cuadrado (Carbonero, min.49), Guarín, A.Mejía, Balanta, Ramos, Quintero (James Rodríguez, min.49), Jackson Martínez y Valdés.

JAPÓN: Kawashima; Uchida, Konno, Yoshida, Nagatomo; Hasebe, Aoyama (Yamaguchi, min.65); Kagawa (Kiyotake, min.86), Honda, Okazaki (Kakitani, min.73); y Okubo.

GOLES:

0 - 1, min.17, Cuadrado, de penalti.

1 - 1, min.45, Okazaki.

1 - 2, min.55, Jakcson Martínez.

1 - 3, min.82, Jackson Martínez.

1 - 4, min.90, James Rodríguez.

 

ÁRBITRO: Pedro Proenca (POR). Amonestó a Konno (min.16) en Japón; y a Guarín (min.63) en Colombia.

ESTADIO: Arena Pantanal (Cuiabá).

La selección de Colombia consiguió su tercera victoria en el Mundial de Brasil tras imponerse a Japón (1-4) con un doblete de Jackson Martínez y firmó el pleno en la fase de grupos, la cual supera con autoridad y solvencia antes de medirse a Uruguay en octavos de final.

El equipo de José Pekerman mete miedo tras su excelente primera ronda en Brasil. Nueve goles a favor y solo uno en contra. Ni rastro de los llantos por Falcao, uno de los grandes ausentes en el Mundial, y un acierto tremendo en los metros finales. Así se ha definido Colombia en sus tres primeros envites.

Las sensaciones que desprende esta Colombia, que llevaba 16 años sin jugar un Mundial, son excelentes, sobre todo por el hambre que demuestra en cada presión, en cada balón dividido, en cada definición. La primera plaza era el objetivo, conscientes de que ser segundos les libraría de los uruguayos y les haría jugar con Costa Rica.

A los 'cafeteros' les dio igual y no especularon para elegir a su rival en el cruce. Las primeras incursiones en el área rival fueron suyas y --fruto de una de ellas-- llegó el penalti que sirvió para abrir la cuenta al equipo sudamericano. Cuadrado no falló y adelantó a los suyos.

Todo parecía que sería sencillo para los de Pekerman, pero el cuadro nipón reaccionó antes de alcanzar el descanso y reavivó el duelo. Un precioso cabezazo de Okazaki colocó el 1-1 a un minuto del descanso. Aún así, el despertar de los hombres de Zaccheroni fue un espejismo que sólo tuvo repercusión en el marcador.

La entrada al campo de James Rodríguez, que se había quedado en el banquillo para guardar fuerzas, revolucionó el fútbol colombiano. Asistió a Jackson Martínez, autor de un doblete, y marcó el 1-4 definitivo tras una más que brillante acción personal. Un gran gol que cerró la fiesta.

Y la cerró minutos después del cambio de Faryd Mondragón, que pudo disputar los últimos minutos para superar a Roger Milla y convertirse en el jugador más veterano en jugar un partido en la historia del Mundial (43 años y 3 días). Colombia ya solo piensa en Uruguay, su rival de octavos.