Colectivo Azálvaro denuncia la muerte de nueve buitres en Urraca Miguel

Buitre. Foto: E.P

La patrulla de vigilancia ambiental del Colectivo Azálvaro descubrió la mayor parte de los restos bajo los cables del tendido eléctrico en dicha localidad, lo que sugiere que las muertes han sido provocadas por colisión contra estos elementos.

Colectivo Azálvaro se ha sumado a la campaña 'Pon un tendido en tu punto de mira', lanzada por la Sociedad Ibérica para el Estudio y la Conservación de los Ecosistemas, con el fin de evitar la electrocución de aves por tendidos eléctricos, como la ocurrida a finales de mayo en el municipio de Urraca Miguel, donde fueron hallados los restos de nueve buitres.

 

La patrulla de vigilancia ambiental del Colectivo Azálvaro descubrió la mayor parte de los restos bajo los cables del tendido eléctrico en dicha localidad, lo que sugiere que las muertes han sido provocadas por colisión contra estos elementos.

 

El poder de atracción del Centro de Tratamiento de Residuos Ávila-Norte, situado en Urraca-Miguel una pedanía perteneciente al municipio de Ávila, hace que estos se desplacen hasta allí desde distancias enormes. En los vuelos de aproximación al vertedero controlado se sirven de las corrientes de ladera para su desplazamiento.

 

Estas coinciden en este punto con el tendido de suministro al municipio y al propio CTR, causando esta gran mortandad. De igual forma, la localización de varios cadáveres a los pies de varios postes indica la potencial peligrosidad de los mismos, pues carecen de las medidas de seguridad necesarias, denuncia el ecolectivo a través de un comunicado recogido por Europa Press.

 

Por ello, Azálvaro considera que los efectos negativos de estas instalaciones son graves, y suponen una seria amenaza para la conservación de las aves en la ZEPA Comarca de Campo Azálvaro-Pinares de Peguerinos y zonas limítrofes del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama.

 

Las principales afectadas son las aves carroñeras como el buitre negro y el buitre leonado, a consecuencia de las colisiones y electrocuciones con las líneas eléctricas, en este caso propiedad de Iberdrola, ubicadas en las inmediaciones del vertedero de Ávila-Norte, gestionado por la empresa Urbaser, sumándose a los impactos negativos de este vertedero ante los casos de intoxicaciones de la avifauna que acude para alimentarse.

 

Así, con el objetivo de mejorar el estado de conservación de las especies necrófagas en la ZEPA Campo Azálvaro-Pinares de Peguerinos, el Colectivo Azálvaro se ha unido a la campaña 'Pon un tendido en tu punto de mira', lanzada con el fin de crear una red nacional de voluntariado para la localización de tendidos eléctricos peligrosos para la fauna.

 

Uno de los seguimientos más exhaustivos que se realizan en la actualidad sobre la mortandad de aves en tendidos eléctricos es el de la Sociedad Ibérica para el Estudio y la Conservación de los Ecosistemas  con dicha campaña.

 

"CAMPOS DE MINAS"

Gracias a esta labor han confeccionado un mapa de la Península Ibérica donde se localizan estos "campos de minas" bajo cuatro tipos de iconos: los morados se corresponden con postes que no muestran evidencias de electrocuciones pero revisten un especial peligro; las calaveras localizan puntos con cinco o más animales electrocutados, incluidas especies amenazadas; los amarillos indican postes donde se han encontrado animales electrocutados; los verdes identifican los que, tras ser denunciados, han sido corregidos y aislados con medidas anti-electrocución, y las líneas rojas son tendidos considerados peligrosos en la totalidad de sus postes.

 

La Comunidad de Castilla y León es una de las cuatro comunidades autónomas que cumplen con una de las obligaciones del real decreto 1432/2008 por el que se establecen medidas para la protección de la avifauna contra la colisión y la electrocución en líneas eléctricas de alta tensión: detectar y publicar en sus diarios oficiales las líneas eléctricas que no se ajusten a las prescripciones técnicas de seguridad que establece el real decreto.

 

Esta información es vital para que también actúen las compañías eléctricas rápidamente, para acometer en estos puntos negros las medidas protectoras y correctoras que minimicen y supriman estos impactos negativos, ya que estamos ante una comarca donde se incluyen zonas de especial protección para las aves (ZEPA), ámbitos de aplicación de los planes de recuperación y conservación de especies amenazadas y zonas prioritarias de reproducción, alimentación, dispersión y concentración local de avifauna protegida.