Colaboración entre el Ayuntamiento de Ávila y la Federación de Personas Sordas de la región para la traducción de lengua de signos

Luis Miguel Jiménez Fernández, presidente de la FAPSCL, y Miguel Ángel García Nieto, alcalde de Ávila, en el momento de la firma del convenio.

El presidente de la organización regional, Luis Miguel Jiménez Fernández, se ofreció a colaborar con el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa atrayendo turismo de personas sordas a nivel nacional.

El Ayuntamiento de Ávila y la Federación de Asociaciones de Personas Sordas de Castilla y León (FAPSCL) han firmado la renovación del Convenio de Colaboración para la Traducción a Lengua de Signos, por el cual la organización regional pone a disposición del Consistorio a una persona que trabajará como intérprete para las personas sordas de la ciudad en todos los actos importantes que se celebren, a cambio de una aportación de 4.000 euros para que los abulenses puedan disfrutar del servicio de intérpretes de lengua de signos.

 

El acuerdo lo firmaron el alcalde de Ávila, Miguel Ángel García Nieto, y el presidente de la FAPSCL, Luis Miguel Jiménez Fernández, con la presencia del presidente del Centro Cultural de Personas Sordas de Ávila, Ángel Pérez Antolín; la teniente de alcalde de Atención Social e Igualdad de Oportunidades, Patricia Rodríguez; y la concejala de Discapacidad, Noelia Cuenca.

 

Jiménez Fernández mostró su agradecimiento por la concienciación mostrada desde el Ayuntamiento desde hace años y se ofreció a seguir colaborando, anunciando además, que intentarán movilizarse a nivel nacional para intentar atraer turismo de personas sordas a la ciudad para el año que viene con motivo del V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa.

 

García Nieto también quiso mostrarse agradecido y ofreció la total disponibilidad de la ciudad para cualquier acto a nivel regional, nacional o de otra índole que la Federación quisiera celebrar. Sobre la firma del convenio, explicó que se trata de un “esfuerzo importante y justificado” que está sirviendo para que la ciudad de Ávila sea “más de todos y más para todos” y una iniciativa fundamental para que “las personas sordas puedan estar integradas y la comunicación no sea una barrera para ellas”.