Clemente ve necesario un trabajo técnico "fino" para mantener el apoyo de la PAC al vacuno de carne y su pervivencia

Castilla y León lidera el censo nacional de este ganado con más de un millón de cabezas.

La consejera de Agricultura y Ganadería de Castilla y León, Silvia Clemente, ha subrayado la necesidad de desarrollar un trabajo técnico "muy fino" para conseguir que la ganadería de vacuno de carne mantenga las ayudas de la Política Agraria Comunitaria (PAC) y el nivel de apoyo recibido hasta ahora, lo que permitirá la supervivencia de un sector "en peligro" y que depende de estas aportaciones.

Poco antes de clausurar en el Parador de Segovia la jornada 'El sector vacuno de carne español, un ejemplo de adaptación', organizada por la Asociación Española de Productores de Vacuno de Carne (Asoprovac), la titular de Ganadería ha resaltado la importancia de este tipo de vacuno en la Región, que registra un censo superior al millón de cabezas, lo que la convierte en la primera comunidad en número de ejemplares. Cuenta, además, con más de 520.000 cabezas de vaca nodriza.

Clemente ha aprovechado para señalar que Castilla y León permanece pendiente de cómo se aplicará la reforma de la PAC para el sector y ha recordado la preocupación vivida en la tramitación de la misma por el "olvido" de este asunto en los textos.

La consejera ha incidido en el deseo desde el inicio de que se tuvieran en cuenta los derechos de los ganaderos, así como de que existiera una fórmula que permitiera contemplar la percepción de ayudas y mantener los niveles de éstas disfrutados hasta ahora por los profesionales.

En declaraciones recogidas por Europa Press, ha manifestado que, si bien las exportaciones han crecido y se ha ganado equilibrio entre los costes de producción y los precios de venta, la inquietud ahora se centra en la aplicación de la reforma más allá de 2014.

A finales de este año, según ha explicado, se darán a conocer los textos definitivos de los reglamentos y a nivel nacional se trabaja en estos momentos en todo lo referido a la aplicación de la comarcalización agraria para fijar niveles de ayuda acordes a los que actualmente tiene el vacuno, algo que también solicitó Castilla y León, donde existen más de 50 comarcas agrarias.

La consejera, quien ha recordado que a finales de julio ya se debatió sobre este tema en una conferencia sectorial en la que se acordó que no habría trasvases de fondos entre comunidades ni sectores, ha apuntado que un grupo de alto nivel en el que está representada la Dirección General de la PAC de la Región trabaja en este sentido y que es en su seno donde se han de fijar estas comarcas y analizar los derechos de ganaderos y agricultores.

Clemente ha remarcado además como un aspecto "muy importante" el que la vaca nodriza se pueda incorporar dentro de lo que se tiene que definir como el derecho a percibir. En la negociación final de los reglamentos, ha expresado, Castilla y León "hizo valer" su interés en este asunto, que permitirá que los derechos de los ganaderos se puedan preservar.

Su propuesta, como ha aseverado, se incluyó en la última modificación del texto y fue posteriormente trasladada al portugués Luis Capoulas, ponente del reglamento de pagos directos.

La responsable regional, que ha estado acompañada del presidente autonómico de Asoprovac, Ildefonso Vela, y el delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, ha insistido en la necesidad de que dentro del derecho de pago base se contemple una cantidad que incluya los cobros que los profesionales han tenido hasta la fecha.

"Estamos trabajando con el Ministerio, hay diferentes posiciones, pero nosotros confiamos en que se incorpore el mayor volumen posible en esta tarifa de pago base", ha agregado.

AYUDAS ASOCIADAS

La consejera ha apuntado que además ha de tenerse en cuenta la existencia de unas ayudas asociadas, que otorgan prioridad al vacuno según el acuerdo alcanzado con el Ministerio, que han de "acoplarse" a aquellos sectores que son más vulnerables. Al respecto, ha indicado que se ha optado por alcanzar hasta el 15 por ciento de la ficha financiera que tiene España, lo que ha permitido absorber todas las subvenciones hasta ahora con cargo al artículo 68, así como las primas de vaca nodriza.

No obstante, ha proseguido, existe la necesidad de que se lleve a cabo una "muy buena negociación" para que la incorporación al pago base coincida con las ayudas asociadas y se pueda así garantizar el nivel de ayuda a los ganaderos. "De otra forma se pondrían en peligro las explotaciones y la continuidad de este sector en Castilla y León, que necesita realmente las ayudas de la PAC", ha advertido.