Clemente apuesta por convertir la remolacha en el sector más competitivo de Europa con una merma de costes de producción

Clemente conoce el proceso de molturación en Acor

La consejera de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente, ha apostado este viernes por convertir la remolacha azucarera de Castilla y León en el sector más competitivo de Europa a través de una rebaja de los costes de producción para hacer a las fábricas españolas "lo más económicas posibles".

Clemente, que ha conocido el proceso de molturación de la planta de Acor en Olmedo, ha recordado que Castilla y León, con "rendimientos récord" que podrían alcanzar las 110 hectáreas de remolacha por hectárea (un 53 por ciento más que en 2000), ya es competitiva en términos de producción por lo que ha insistido en la necesidad de rebajar los costes para poder salir al mercado y cubrir la demanda desde la Comunidad Autónoma, "una Región con capacidad suficiente" para llevar a cabo ese abastecimiento.

Para ello, el próximo miércoles se llevará a cabo una jornada específica dentro de la estrategia 'Agrohorizonte 2020' en la que organizaciones profesionales agrarias, asociaciones de productores, industriales y otros agentes del sector trabajarán para buscar soluciones que permitan hacer más competitivo el proceso de producción en las azucareras castellanoleonesas.

Silvia Clemente ha justificado esa necesaria búsqueda de la máxima competitividad en el nuevo reto que se abrirá en 2017 al sector de la remolacha con la conclusión del sistema de cuotas.

AYUDA ESPECÍFICA A LA REMOLACHA "MUY EN BREVE"

Por otro lado, la consejera ha aprovechado la ocasión para anunciar que "muy en breve", previsiblemente antes de finalizar el mes, convocará la ayuda específica para la remolacha azucarera contemplada en el Programa de Desarrollo Rural 2014-2020 dentro de las ayudas agroambientales

En concreto, los perceptores recibirán entre 400 y 450 euros/hectárea, "lo que supone que se destinará un total de 10 millones de euros anualmente, convirtiéndose en la medida agroambiental con mayor peso en términos financieros de las ocho medidas previstas en el nuevo marco 2014-2020".

Para acceder a esta ayuda con cinco años de compromiso los cultivadores deberán ser titulares de explotaciones agrarias de Castilla y León, disponer de un contrato de suministro con alguna empresa azucarera y disponer de superficie cultivo de remolacha. Además, se comprometen a cumplimentar el cuaderno agroambiental de la explotación, rotar la remolacha una vez cada cuatro o más años, gestionar la explotación de forma sostenible, realizar análisis de suelo para ajustar el abonado e incorporar al suelo las hojas y restos de remolacha.

Clemente ha recordado también que dentro de las 'ayudas asociadas' del modelo de aplicación de la PAC en España se prevé una nueva ayuda a partir de este año al cultivo de remolacha amparada por un contrato para la producción de azúcar.

En este caso, el importe de la ayuda se configura como un importe por hectárea independiente del rendimiento de remolacha que el productor obtenga, "si bien las ayudas se distribuyen en la zona norte y zona sur, en una proporción de 1 a 0.7 respectivamente".

En el caso concreto de Castilla y León el importe por hectárea será de unos 500 euros de modo que en total los cultivadores de remolacha de la Comunidad podrán recibir anualmente aproximadamente 13 millones de euros a partir de 2015 y hasta 2019.

Silvia Clemente ha aprovechado la ocasión también para significar los buenos datos con los que se prevé cerrar la campaña remolachera en Castilla y León con una producción en la zona norte de 3,2 millones de toneladas de raíz (el 84 por ciento de la cuota de azúcar nacional), de las que aproximadamente 2,8 millones corresponderán a los cultivadores de Castilla y León y el resto a cultivadores del País Vasco, Rioja y Navarra --la producción de estas tres comunidades autónomas se moltura en la fábrica situada en Miranda de Ebro--.

Además, la titular de la cartera de Agricultura y Ganadería ha agradecido la "valiente apuesta" de Acor por mantener y reforzar el cultivo de la remolacha en Castilla y León con un "importante impulso" de la superficie asignada y por la rentabilidad industrial de la molturadora de Olmedo que ha cerrado la campaña, según el presidente de la cooperativa, Carlos Rico, con una producción "espectacular" que ha alcanzado las 1,2 millones de toneladas, a pesar de la "difícil gestión" de las entregas en un otoño "raro" en términos meteorológicos.