Ciudadanos no dará margen a los 'matices' del PP en imputados, primarias y limitación de mandatos

Reunión entre los miembros del comité de pactos de Ciudadanos y PP de Castilla y León.

El PP se aleja del cumplimiento estricto del decálogo de regeneración con el que C's le abriría la puerta del poder en ayuntamientos y Junta. Propone un documento con sus propias medidas que no van tan lejos como las que los 'naranjas' le exigen para apoyar investiduras. Ciudadanos solo acepta firmar el compromiso en sus términos, salvo pequeñas variaciones semánticas.

La primera reunión entre PP y Ciudadanos para lo que podría ser un acuerdo de investidura se desarrolló en términos cordiales y bajo el guión previsto. Sin embargo, el primer acercamiento ha mostrado la distancia que, en algunas cuestiones, todavía separa a dos formaciones que parecían condenadas a entenderse: distancia que atañe al trato a los imputados y corruptos, a la democracia interna y a la limitación de mandatos. Unas diferencias que se reflejan en sendos documentos, negro sobre blanco, que dejarán poco margen al incumplimiento.

 

Como se esperaba, Ciudadanos puso sobre la mesa su decálogo de medidas para la regeneración democrática. Los 'diez mandamientos' de C's para poder sentarse a hablar de un posible acuerdo de investidura son un documento conocido que recoge las premisas de cumplimiento obligado a las que debe comprometerse todo partido que aspire a tener algún tipo de apoyo por parte de los 'naranjas' en esta nueva etapa en la que la formación de Albert Rivera se ha convertido en llave del poder. Un documento que, ya han dicho, hay que firmar para sentarse a hablar de cualquier cosa.

 

 

"EL QUE VALE ES EL NUESTRO"

 

En este sentido, el responsable de comunicación y miembro del comité de pactos, Pablo Yáñez, ha sido una vez más tajante: si no se firma ese documento tal y como está, que nadie cuente con ellos. A lo sumo, estarían dispuestos a asumir modificaciones semánticas, cambiar una palabra por otra, pero nada más. "Nos vale nuestro documento", asegura al preguntarle sobre si aceptarían la contrapropuesta del PP para firmar el acuerdo. Añaden que es un decálogo general y que sería la base para desarrollar.

 

Esto es lo que puede alejar a PP y C's en Castilla y León, y cerrar a los populares la puerta de las Cortes y de cinco capitales de provincia. Porque, de momento, hay diferencias entre lo que el PP está dispuesto a ofrecer y lo que Ciudadanos quiere firmar. Y Alfonso Fernández Mañueco ha asegurado que quieren introducir algunas matizaciones al texto de C´s sobre regeneración democrática. "Es un documento asumible y vamos a hacer algunas precisiones y matizaciones", dijo tras la reunión. En principio, se refería a cuestiones que se deciden fuera de Castilla y León, pero vistas las propuestas de ambas partes, las diferencias parecen ir más allá de los matices. Fundamentalmente, el PP se compromete de manera más genérica y no llega tan lejos en materia de regeneración.

 

Las diferencias se comprueban en el texto con el que el PP quiso replicar a los 'naranjas'. Durante la reunión, el comité de pactos de los populares le entregó dos documentos a los representantes de C's: uno sobre los ejes de su programa electoral y otro documento sobre calidad democrática. Este último, que ha sido facilitado por el PP a TRIBUNA, recoge once puntos en los que se desarrollan los compromisos sobre regeneración; el encabezamiento del documento, de dos folios, enuncia que están incluídos en el programa para las autonómicas, de donde están extractados.

 

 

¿DIFERENCIAS O MATICES?

 

Las diferencias empiezan por el trato a los corruptos, uno de los puntos que C's considera no negociables, centra discrepancias que van más allá de lo terminológico: el PP pone la expulsión de corruptos un punto más lejos que Ciudadanos. Según el documento presentado, el PP propone "excluir de todas sus responsabilidades de gobierno a todos los cargos políticos a quienes se les abra juicio oral por un delito de corrupción". Es el punto en el que el Gobierno pretende poner la barrera para expulsar a un corrupto... pero Ciudadanos ya ha manifestado que quiere algo más.

 

Ese algo más es "separar de inmediato de cualquier cargo, público o de partido, a imputados por corrupción política hasta la resolución completa del procedimiento judicial". Puestos a matizar, desde C's consideran que todos aquellos imputados que hayan sido llamados a declarar, lo hayan hecho ante el juez y no hayan sido desimputados tendrían que ser apartados. Así que esperar a la apertura de juicio oral supondría 'pisar la raya'... y es donde se encuentran varios cargos clave del PP, por ejemplo, en Salamanca.

 

 

PRIMARIAS O LISTAS ABIERTAS

 

Otro punto de discrepancia entre lo que pretende C's y lo que ofrece, a priori, el PP es la democracia interna. Las primarias es una de las cuestiones que Fernández Mañueco dijo querer matizar porque no son algo sobre lo que pueda decidir el partido en Castilla y León, sino que corresponde a la esfera nacional. Sin embargo, en su documento de réplica, los populares hablan de "promover, en el ámbito del debate nacional, la oportunidad de avanzar hacia un sistema de listas abiertas o desbloqueadas". Al margen de su redacción y de limitarse al compromiso de promover un cambio normativo, la diferencia estriba en que no es exactamente lo que pide C's, que plantea "elegir a los candidatos mediante un sistema de elecciones primarias". Esto último permitiría a las bases y simpatizantes elegir candidatos, mientras las listas abiertas permiten a los votantes elegir el orden, pero la lista que se refrenda la propone el partido.

 

 

LIMITACIÓN DE MANDATOS

 

Por último, hay un punto en el que la distancia no parece tan grande, pero que habría que concretar: el del número máximo de mandatos. Este sí es un punto que incluía el PP en su programa autonómico, pero de nuevo C's va más allá: establece un límite de dos para un mismo cargo público. La formación 'naranja' entiende que esto es algo que se puede concretar durante la legislatura, pero también considera que se debe ceñir a esos ocho años como máximo... mientras el PP habla de limitar el tiempo de ejercicio, pero en abstracto, sin establecer plazos.

 

Y algo parecido ocurre con la responsabilidad patrimonial, que los corruptos devuelvan el producto económico de los casos de corrupción. Ciudadanos exige la responsabilidad subsidiaria, es decir, que los partidos asuman la devolución si sus cargos pillados en corrupción no lo hacen. Por su parte, el PP habla de "desarollar todas las actuaciones posibles para recuperar todo lo indebidamente percibido o defraudado".

 

Noticias relacionadas