Cinco razones para hacer un Master de Dirección de Empresas

Los universitarios con un MBA tienen, debido a sus cualificaciones, mayores oportunidades de obtener y mantener una posición de alto directivo. 

La pregunta de si hacer o no un master de dirección de empresas es una bastante común el día de hoy. ¿Es una tendencia? ¿Una estupidez? ¿O hay algo útil tras éste programa de estudios?

 

En este artículo os mostraremos las cinco principales ventajas de un master de dirección de empresas. 

 

Mejores oportunidades

 

Los universitarios con un MBA tienen, debido a sus cualificaciones, mayores oportunidades de obtener y mantener una posición de alto directivo. Se estima que un 70% de los graduados con un MBA son administradores senior o directores de junta. Este tipo de puesto no sólo conlleva un mayor sueldo, sino más responsabilidad y más horas de trabajo.

 

Ya desees mejorar tu puesto actual avanzando a una posición de liderazgo o desees un trabajo diferente, tener un MBA va a mejorar tus posibilidades de conseguirlo.

 

Un salario mayor

 

Quien tiene un gran poder, tiene una gran responsabilidad. Y por una vez, esta responsabilidad está premiada de manera económica: el sueldo medio de alguien con un MBA es bastante mayor que el de un universitario sin master. 

 

Con la diferencia de salario, podrías cubrir la inversión en tu master en menos de tres años.

 

La adquisición de nuevas habilidades y conocimientos

 

Quizás creas que resulte trivial. A fin de cuentas, es algo que se supone que viene por defecto con cualquier programa de estudio.

 

Sí, es así, pero un MBA se suele buscar en situaciones muy específicas, cuando eres un joven con un par de años de experiencia. Tras cierto tiempo en un trabajo, está en la naturaleza humana el adecuarse a una zona de confort, estancándose. Esto limita tus ganas de aprender nuevas habilidades. El estudiar un Master de este tipo te fuerza a salir de tu zona de confort, a saber lidiar con las novedades y a aplicar las técnicas de dirección más novedosas. Y eso continuará tras la graduación, ya que el MBA te proveerá con los canales necesarios para mantener este desafío con vida, empujándote a mejorar de continuo.

 

Una red de negocios más consolidada

 

Como estudiante de un MBA tienes grandes oportunidades de ampliar tu red de contactos.

 

Con este tipo de estudio tienes el añadido de interactuar de manera relevante con colegas, profesores y empresarios. Es más, si no estás compaginándolo con tu trabajo, tienes bastantes posibilidades de conseguir un buen puesto de trabajo a través de las prácticas incluidas con la mayoría de masters de dirección de empresas. 

 

Todo esto hará que tu red de contactos crezca, algo que te resarcirá con creces a lo largo de tu carrera laboral.

 

Una perspectiva holística sobre el mundo de los negocios

 

Tal y como te hemos mencionado antes, el estudiar un master de administración de empresas no sólo te permitirá formar parte de una gran red profesional, sino que te presentará nuevos retos de forma constante. Todo esto te dará una visión global del mundo empresarial, un conocimiento profundo y la receptividad necesaria para estar al día. Este tipo de sensibilidad y visión global es difícil de conseguir sin gastar un montón de tiempo. 

 

Si eres el tipo de persona que puede con el desafío de mantener una posición de liderazgo, de tener mucha responsabilidad y de mantenerte en un ciclo constante de aprendizaje y desarrollo, eres un buen candidato para un MBA.